Psicoterapia Positiva para Parejas

Hoy les presento la campaña de difusión de Psicoterapia Positiva para Parejas. Roberto Flayer Final

Anuncios

Mitos y realidades de los duelos. Parte II

En el post anterior hicimos una introducción al peliagudo tema de los duelos, su proceso, elaboración y demás. Comenzamos hablando de la idea generalizada de que todos debemos transitar el duelo de un modo establecido, como si fuera una ruta única, con paradas establecidas y estados de ánimo predecibles. La investigación reciente de la Ps. Positiva viene a demostrar que esto no es tan así. Para algunas personas sí podría aplicar pero no para todos. Lo más importante, además, es que si no seguimos esa supuesta ruta no nos va a pasar nada malo o grave y no significa que estemos haciendo algo de modo incorrecto.

Los psicólogos españoles Carmelo Vázquez y Mª Dolores Avia en su libro “Optimismo Inteligente” son los que me inspiraron para compartir con ustedes este tema y sus conclusiones. Ya hablamos de que la depresión tras una pérdida no es inevitable. Si bien es probable, no es esperable que todos se depriman tras una perdida.

mitos-y-realidadesMITO 2:

El malestar es necesario, tras una pérdida, e indica buena salud mental.

Recuerdo en una ocasión en que un amigo había sufrido una pérdida muy importante y un conocido se me acerca en el velatorio y preocupado me dice: “Fulano está muy bien, no le ha caído la ficha, va a ser peor si no le ayudamos.” La idea del conocido era que “ayudase” a mí amigo a estar peor… lo cual desde el inicio suena muy extraño.

El psicólogo John Bowlby, padre de la teoría del apego, nos hablaba de dos tipos de duelo patológico: el crónico y el ausente, en este mito hablamos del duelo ausente. Otros autores e instituciones de salud mental, recomiendan “ayudar” a quienes “no muestren signos de haber iniciado el duelo.” (p. 246). La psicología tradicional cree que la ausencia de malestar es patológica de por sí y la relaciona con una supuesta negación de la realidad. El sujeto no estaría comprendiendo cabalmente la irreversibilidad de la muerte por ejemplo.

Podríamos argumentar que tanto Bowlby como el resto de la psicología tradicional parten de la idea errada de que el sufrimiento es “necesario” y no tenemos ninguna investigación moderna que abale tal idea. Sólo se sustenta en el sentido común, y en este caso, no es suficiente. La visión tradicional considera a la depresión en este caso como terapéutica. Puede ser que lo sea en ocasiones, pero no en todos los casos y desde luego no podemos desde nuestro rol promoverla. Por lo contrario, investigaciones recientes demuestran que aquellas personas que sí sintieron una depresión tras una pérdida aumentan mucho sus chances de permanecer deprimidas meses e incluso años después del suceso.

Investigaciones llevadas adelante por: Lund y cols (1985-1986), Bornstein (1973), Vachon y Rogers (1982) y Bonanno (2002) en viudos y viudas demostraron que aquellos que manifestaban una mayor respuesta depresiva, malestar, indefensión, soledad, etc. aumentaban sus posibilidades de malestar psicológico meses después. Por lo contrario, los estudios también demostraron que aquellos viudos que no manifestaron inicialmente reacciones de malestar severo inicialmente, tampoco sufrían posteriormente depresiones o crisis. Lo cual viene a barrer con la idea de que si inicialmente no estás mal estarás mucho peor al tiempo.

Wortman y Silver en 1987 y 2002 (Citado por C. Vázquez p. 249) investigaron a  124 padres que habían perdido a un hijo. Se los entrevistó a las tres semanas, tres meses y al año y medio posteriores a la pérdida. Los padres que manifestaron síntomas de depresión a las tres semanas o tres meses continuaban deprimidos, en su gran mayoría al año y medio posterior. En cambio, de aquellos que no manifestaban síntomas depresivos las primeras semanas y meses sólo el 2,5% estaba deprimido a los 18 meses. Se concluyó que la depresión y el malestar inicial no es necesariamente una etapa y no transitarla no te predispone para situaciones peores en el futuro.

Este mito disminuye la confianza en la capacidad humana de ser resistente y resiliente ante situaciones traumáticas. La depresión y malestar sólo viene a sumar dolor a una situación de por sí dolorosa, no contribuye y sobretodo no previene males mayores.

Les deseo una buena semana.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

 

 

Mitos y realidades ante pérdidas inesperadas. Parte I

Hoy quiero compartir con ustedes la primera parte de mitos y realidades acerca de lo que sucede en nosotros ante la pérdida irreversible de un ser querido, una función corporal, un estatus social, etc. Pérdidas que serán recordadas como un hito importante en nuestras vidas.

Debemos considerar en primer lugar que cada uno de nosotros reacciona de un modo individual y personalizado ante estas situaciones adversas.  Hay 7 factores que determinan el grado de reacción traumática que tendríamos (McFarlane y Girolamo, 1996):

  1. Personalidad
  2. Historia familiar
  3. Apoyo recibido
  4. Estilo personal de afrontamiento
  5. Las experiencias pasadas
  6. Nuestros rasgos biológicos
  7. La coexistencia de otros sucesos negativos

Es por estos 7 factores que ante el mismo suceso adverso diferentes personas reaccionan y tienen reacciones diferentes.  Lo más importante para predecir si aparecerá una “reacción traumática” en una persona es saber qué interpretación personal le da al hecho, cómo se lo cuenta a sí mismo y a los demás.

La psiquiatría de los años sesenta en EEUU a partir de los trabajos de Elisabeth Kübler-Ross observó una serie de etapas en los moribundos y en cómo los familiares enfrentaban la pérdida. Allí surge un modelo de etapas que la persona debiera seguir .

Las etapas son las siguientes:

tumblr_ohjci2siby1r3tr9uo1_400

elisabeth_kubler-rossLa Dra. Kübler-Ross representó un enorme avance en cuanto a la forma de tratar a los pacientes moribundos con respecto a lo que venía siendo usual. Significó una revolución que dio origen a los cuidados paliativos. Comprometida con su tarea ayudó a pacientes y familiares a transitar de un modo más humano momentos difíciles. Ella postuló que la persona al enterarse del suceso adverso o el paciente al momento de recibir una mala noticia sobre su salud pasaría por una serie de etapas: el modelo de Kübler-Ross. Este modelo tuvo una enorme repercusión en todo el sistema de salud y tal es así que por ejemplo yo lo vi mientras estudiaba en facultad.

Increíblemente sólo recientemente se han hecho nuevas investigaciones que ponen en duda al modelo como regla general para todos y en todos los casos. El morir es un proceso más complejo de lo que se creía, así como el duelo para los allegados. Lo que no menciona el modelo es a las personas que se saltean estas etapas o directamente no las siguen. En un principio se creía que estas personas estaban desviadas, haciendo una mala elaboración, etc. y en este punto es que llegamos al asunto de los mitos y realidades.

mitos-y-realidades

MITO 1:

Es esperable que se tenga una gran depresión y desesperación ante una pérdida. Las personas suelen deprimirse invariablemente. (Carmelo Vázquez, 2011)

En realidad este mito tiene una base real, como casi todos. Es cierto que muchas personas ante las pérdidas sí tienen depresiones, incluso importantes. El problema está en que no debemos “esperar” a tener una depresión luego de una pérdida, como si se tratase de algo inevitable. La mayoría de las personas no se deprimen luego de las pérdidas importantes. En cambio la tristeza sí acompaña a los dolientes hasta en un 80% de los casos de viudez por ejemplo, pero este estado transitorio y reactivo a la pérdida es transitorio y sólo entre un 20 y 30% de las personas que enviudaron tienen una depresión clínica. (Glick, Weiss y Parker, 1974).

Debemos ver este mito desde dos perspectivas; la personal  cuando somos nosotros quienes estamos a la espera de la depresión.

¡¡Uy, justo viene a pasarme esto, ahora si me deprimiré irremediablemente!!

y la social, que es aquella donde nosotros esperamos que el doliente o afectado se deprima y adopte conductas que concuerden con esa situación ya que de lo contrario no estaría “procesando” bien el duelo.

Estas dos perspectivas son muy juzgadoras de la persona y la presionan a “sentir lo esperable” de un modo tan fuerte que termina por sentirlo.

No quiero decir desde este espacio que no exista la depresión posterior al duelo o cosa similar, sino que la evidencia científica más reciente comprueba que la mayoría de las personas no se deprimen. Muchos experimentan un estado de tristeza fuerte pero transitorio.

Debemos tener la apertura mental suficiente como para admitir que cada uno haga el proceso que considere, incluso nosotros mismos a partir de los 7 factores que mencionábamos al comienzo.

Les deseo una buena semana.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

 

El bienestar es social y algo más…

Proseguimos el tema comenzado en el post anterior referente al bienestar y todo lo que en el incide. Habíamos visto que el bienestar es autopercibido y por ende subjetivo. Otra dimensión del bienestar es la social y la económica. Hoy veremos un poco de estas perspectivas.

blobid1497605987482-a2d8dec9150215f0a1656e38e5b3be5f-750x461

Hannah Arednt fue una mujer con una vida interesantísima, intrépida, arriesgada y reflexiva. Periodista, maestra y filósofa ha sido fuente para películas y libros. Nace en Alemania en 1906 en una familia judía y la Europa del tiempo en que le tocó ser una joven mujer no era de lo más amigable con mujeres intelectuales y menos si eran judías. Pero nada de ello la detendría y haciendo gala de una resiliencia extraordinaria huye de la Alemania Nazi a Francia y luego a EEUU, sin que la huida signifique en ningún momento acallar la voz.

En cuanto al bienestar, que es el tema que nos convoca acá, Arendt considera que el hombre es un “ser” en relación con sus semejantes. No concibe la idea de “ser” en soledad. La radicalidad del ser humano está en la pluralidad y en la interacción más que en la acción en si mismo. El pensamiento es “humano” sí contiene comprensión y amistad para los demás. La percepción de nuestro propio bienestar está entrelazada con los múltiples nexos que nos unen a nuestros semejantes, nos resume C. Vázquez.

Bienestar Social

Esta línea de pensamiento nos lleva a una de las dimensiones del bienestar: el social.  El bienestar social es el grado en que percibimos nuestro entorno: barrio, pueblo, país, etc. Si lo encontramos dador de posibilidades de desarrollo personal o por el contrario sentimos que nuestro potencial se ve limitado por la configuración peculiar del mismo.

Lo que la Sra. Arendt planteaba desde la filosofía, el trabajo empírico de la Psicología Positiva lo comprobó científicamente. El bienestar está muy relacionado a la red social que la persona tenga y mantenga.

corey_20121

Cory Keyes, psicólogo estadounidense, miembro de la IPPA (International Positive Psychology Association) desarrolló el concepto de bienestar social, como una dimensión más del mismo que se viene a sumar al bienestar psicológico y el subjetivo o emocional. Importante como las otras dimensiones y relevante para el estado de la persona. 

Las tres dimensiones del bienestar: psicológico, subjetivo y social no están en equilibro y eso depende de cada persona. Si naturalmente priorizamos uno sobre otro los otros son menos importantes para nosotros, pero no por ello prescindibles.

Economía de la Felicidad:

Vecino del concepto de bienestar social es el desarrollo del economista británico Richard Layard.  El habla de la economía de la felicidad, planteando que el ingreso es un mal predictor de la felicidad, tal como varios estudios internacionales comprueban. A pesar de que la mayoría de países del mundo tienen una mejor renta, calidad de vida, esperanza de vida y vida más segura en general la mayoría de las personas no lo creen así y la creciente pandemia de la depresión parece aseverarlo.

imagenPara sorpresa del ámbito económico general, muy dado a cuantificar todo, Layard demuestra que el ingreso no predice el bienestar porque mucho de él depende del bienestar relativo al entorno. Acá se reafirma el valor de las comparaciones sociales. Tendemos a sentirnos mejor si notamos que nuestro bienestar se incrementa sobre el de nuestros pares, si en cambio todos aumentamos nuestro bienestar y entre nosotros no se notan diferencias, tendemos a creer que no hubo cambios. Por ejemplo, años atrás tener una radio o un televisor, ir de vacaciones, etc. significaban un logro familiar. En nuestro presente Uruguay la mayoría de las familias acceden a esas cosas en distinto grado, por lo que la adquisición de un TV no significa gran cosa sino algo que es “necesario”.

100120El acostumbramiento es otro factor no tomado en cuenta por los economistas pero de reconocido valor para los psicólogos positivos. La economía ignoraba la idea de que la gente se acostumbra a tener determinados bienes y servicios que incrementan su calidad de vida y bienestar y por ello cada vez se hace necesario más para obtener el mismo índice de bienestar subjetivo. Recientemente tuve la fortuna de visitar Panamá y Santo Domingo y al ver cómo funciona el sistema de transporte público de esos países puede comprender que si bien con falencias el transporte público de Uruguay es mucho más confortable, seguro y barato. Por otra parte cuando visito Buenos Aires y viajo en el abarrotado metro porteño y oigo cuanto se quejan por incomodidad sus pasajeros me sorprendo de que no valoren la dicha de cruzar la ciudad en hora pico en sólo 30 minutos.

Finalmente Layard señala que los ingresos de por sí no hablan del bienestar porque no consideran la influencia de la moda, usos y costumbres sociales en el bienestar de las personas. Desde la economía, política, etc. se tiende a creer que los gustos y preferencias son constantes y no es así, varían y sufren influencias. Hace algunos años se pasó a considerar un factor de desarrollo y calidad de vida la existencia de grandes superficies para hacer compras: shoppings, supermercados e hipermercados. Actualmente la cosa está cambiando, en especial para los dos últimos y las personas se están volcando a hacer sus compras en comercios de cercanías porque están priorizando el tiempo por sobre el costo. Ese cambio en las prioridades es algo nuevo e impensable años atrás.

Como vemos el tema del bienestar tiene muchas aristas y todas ellas muy interesantes para desarrollar.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

 

El bienestar es subjetivo…

200px-madame_de_la_fayette

“Creer que uno es feliz, es suficiente para serlo.” decía Madame de La Fayette la olvidada escritora francesa del siglo XVII. Las investigaciones actuales parecen darle la razón. Lo que ella expresaba con innegable sencillez hoy lo conocemos como el bienestar auto percibido. El bienestar que sentimos depende casi enteramente de lo que nos decimos a nosotros mismos y no tanto de las condiciones en las que vivimos. Esta aparente paradoja explica algunas situaciones paradojales:

  • personas que “teniendo todo” para ser felices no lo eran.
  • personas que habiendo pasado los percances más funestos conservaban una felicidad asombrosa.

De cómo juzguemos nuestra situación dependerá en gran medida cómo nos sintamos. Dicho así, pareciera ser algo sencillo de implementar, pero se nos complica bastante, no es una tarea simple.

Varios autores, con los que concuerdo, señalan que hay una multicausalidad entre los que destaco los siguientes factores:

exigencias-excesivasSomos muy exigentes con nosotros mismos, nuestros deseos y expectativas. Por lo general estos exceden a nuestra posibilidades de realización y nos generan una gran frustración. No hablo de que no tengamos la capacidad de realizar algo que nos proponemos, en general la gente que atiendo suele ser muy capaz. Fallan por ejemplo en el tiempo, tienen una expectativa poco realista del “para cuándo” y eso los hace muy desdichados y sentirse mal.

descarga

Solemos hacer comparaciones sociales desfavorables, no tomando en cuenta todos los factores que debiéramos. Lo que nos hace sentir desfavorecidos y tristes.

La sociedad de consumo en qué vivimos, por su propia dinámica de funcionamiento, nos hace sentir constantemente cuánto nos hace faltan cosas, experiencias y sensaciones.  Genera necesidades y problemas en función de productos que ofrecen o desarrollan. Raramente nos dirán que es suficiente lo que tenemos, vivimos o sentimos. Esa carencia nos lleva a un permanente sentimiento de incompletud, de correr una carrera donde la meta se desplaza tanto como corremos.

la-zanahoria-inalcanzable

Podríamos seguir enumerando, jerarquizando y detallando más factores y para cada uno de nosotros alguno será más importante que otros porque seguimos en el terreno de lo subjetivo.  Los invito a reflexionar sobre el bienestar en nuestras vidas tomando en cuenta las palabras de uno de los más reconocidos expertos en el área: Ed Diener.

Él consideraba que el bienestar no dependía tanto de los intensos momentos de felicidad o logro, o la ausencia de tristeza, dolor y desesperanza. Sino que propone una visión más equilibrada. Para tener un buen nivel de bienestar autopercibido debemos experimentar un estado de ánimo positivo de manera frecuente y prolongada y pocos y cortos estados de ánimo negativos. La clave, decía, está en la intensidad.

Como siempre, estas entradas al blog son reflexiones personales que considero puedan ser útiles al lector. Los invito a pensar sobre ellas y ver cuánto inciden esos tres factores señalados en la autopercepción de bienestar que tienen.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

¿Qué es la asertividad?

Luego de unos meses de receso volvemos a la tarea tan agradable de difundir conceptos claves para el bienestar y el trabajo que como terapeuta llevo adelante.  Hoy veremos el tema de la asertividad.

Wikipedia nos dice que…

La asertividad consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad, que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o pasen por alto nuestros derechos; y por otro lado tenemos la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás.

Esta definición nos dice que la asertividad es una actitud personal y a la vez un estilo comunicacional. La asertividad como estilo comunicacional tiene mucho que ver con las habilidades sociales.

9788433011411

A partir del libro de Olga Castanyer (reconocida psicóloga española) “La asertividad, expresión de una sana autoestima” reflexionaremos acerca de este tema. La autora relaciona de modo importante la autoestima personal con la capacidad de ser asertivos. La autoestima como vimos en entradas anteriores tiene un papel muy importante en nuestras vidas y se relaciona con muchas áreas personales.

Una adecuada autoestima significa que estamos más conscientes de nuestras fortalezas y debilidades, de nuestro potencial y aspectos a mejorar. Somos más conscientes de nuestros límites y alcance, conocemos nuestros derechos y obligaciones. Estos aspectos son muy importantes a la hora de comunicarnos con los demás, lo que llamamos habilidades sociales. La asertividad es sólo una de ellas, como también lo puede ser la empatía, la amistad, el humor, etc.

Lo novedoso del enfoque de esta autora, en mi opinión, es que no trata a la asertividad como un recurso para salirse con la suya. Popularmente se tiene la idea de que si logras tu propósito en la interacción con los demás de un modo concluyente y determinante eres muy asertivo. La autora dice que es justamente lo contrario. Habitualmente son las personas tímidas, retraídas e introvertidas quienes se consideran poco asertivas. Aquellas que no hacen valer su voz y derechos y se dejan “pasar por arriba” y es cierto, tienen poca asertividad. Pero también son poco asertivas aquellas personas agresivas que hacen planteos que si bien pueden tener fundamento están hechos de un modo desconsiderado y fuera de lugar. Ambos tipos de personas tienen problemas en sus habilidades sociales y en su capacidad de ser asertivos. La falta de asertividad está muy relacionada con la autoestima porque en ambos estilos hay una gran necesidad de reconocimiento y valoración por parte de los demás.

Si soy tímido y no digo nada y todo dejo pasar seré querido, valorado por mi actitud sacrificada…

Digo todo lo que pienso y dejo en claro qué quiero y cómo quiero que se me trate sin importarme el otro o su situación porque debería valorarse todo lo que yo hago…

Así piensan uno y otro.

La asertividad es la capacidad de comunicarnos con los demás de igual a igual, sin sentirnos menos ni más que el otro, hacer y decir lo que pensamos teniendo en cuenta la educación, el respeto y las circunstancias. La asertividad, dice Olga Castanyer “es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, sin dejarse manipular ni manipular a los demás. (p.18)”

pasivos-asertivos-agresivos-1280x420

En la consulta la asertividad o la falta de ella no suele ser motivo de consulta, viene por añadidura a otros problemas. Las personas habitualmente consultan por su dificultades para relacionarse con pareja, familiares y compañeros de trabajo ya sea porque su opiniones, sentimientos, etc. no son tenidos en cuenta o por el contrario porque al plantearlos los demás lo toman a mal. Ambas personas suelen decir: “me quedé mal” como que algo en el interior no les cerró, porque no dijeron todo lo que querían o porque al hacerlo lastimaron innecesariamente a otras personas.  Lo llamativo es que muchas veces la misma persona en un ámbito es sumamente tímido y en otro muy agresivo con el planteo. El propio paciente se pregunta, cómo puedo ser tan agresivo con mis hijos en lo que les digo y a la vez tan sumiso con mis padres, por ejemplo.

Esta situación suele provocar mucho padecimiento a la persona ya que no logra relacionar a ambas situaciones con su autoestima y con dificultades de asertividad.

persona-timida-3-655x368Aquellos que se comportan de forma sumisa, que postergan sus intereses y deseos personales, respetan a los demás, pero no se respetan a sí mismo. (p.21)

En este tipo de personas solemos ver que son personas “sacrificadas”, que velan por los demás, que siente gran deseo de ser queridos y reconocidos pero a su vez son conscientes de la manipulación e incomprensión que sufren. Suelen sufrir patologías digestivas, intensos sentimientos de culpa, ansiedad y frustración ( por no haber dicho una vez más lo que pensaban). También son habituales en estos casos los repentinos casos de agresividad totalmente desmesurados pero que vienen a ser la válvula de escape del resto de sus vidas.

picture-2368Las personas agresivas con el afán de dejar claro sus derechos e intereses no respetan a los demás.

Suelen hablar en voz alta, invaden el espacio personal, tienen postura tensa y desafiante y están hiperalertas. Sienten que si no son así los demás se aprovecharán de ellos. Tienen un exagerado sentido de la justicia, pero que no los incluye. Esta forma de comportarse le trae consecuencias en el relacionamiento ya que suele ser una persona evitada por los demás lo que confirma su idea de que los demás no son dignos de confianza. Que la persona se muestre agresiva en su relacionamiento no quiere decir que lo sea sino que justamente monta esta fachada agresiva como modo de proteger su vulnerable autoestima.

gente-pasivo-agresiva-defenderse-640x381Mezcla de ambos estilos es el pasivo-agresivo. Callado y sumiso, guarda un gran resentimiento interior que usan de un modo punzante con quien creen en inferioridad a ellos. Suelen ser muy manipuladores y chantajistas.

Los tres tipos de relacionamiento carecen de las adecuadas habilidades sociales para el relacionamiento y para su bienestar. Estas formas de ser causan mucho pesar y alejan a la persona de una buena calidad de vida.

Si te has identificado en algunos de los pasajes de esta entrada o a algún amigo o familiar es importante que consulte ya que se puede trabajar de un modo eficaz en el bienestar y la reeducación de las habilidades sociales.

Finalmente este gráfico resume bastante bien lo que hemos venido desarrollando.

asertividad

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

Cierre del año…

Este post es el último del año y lo acompaño del programa que emitimos con Cecilia Planes en radio Continental el pasado 8 de noviembre que nos quedó en el tintero. En ese programa hablamos de las expectativas, creencias y lo que hacemos con ellas en relación a nuestro bienestar personal y de nuestro entorno.  Tema que nos viene muy bien para reflexionar en el clásico balance de fin de año.

balance

Nuestras expectativas condicionan mucho de nuestro estado emocional. Nos podemos sentir contentos, satisfechos, realizados o por el contrario: fracasados, inútiles, desanimados, tristes, etc. En general estos estados son productos de la operación matemática que realizamos al contrastar expectativas vs. resultados. Si los resultados superan las expectativas 🙂 si sucede lo contrario 😦

Operar en este simple determinismo nos afecta y afecta nuestra relaciones. En primer lugar solemos medir el balance por aquellas cosas que son cuantificables, porque son justamente más útiles para medir. ¿Podemos medir cuán enamorados estuvimos? O con cuanto entusiasmo asumí compromisos este año? Seguramente no, y no por ello son menos importantes. En segundo lugar no solemos tomar en cuenta muchas cosas que nos pasaron porque nuestra memoria es selectiva y todo lo filtramos. Un buen recurso es repasar el álbum de fotos que generamos en nuestros dispositivos, ya que suelen sorprendernos con eventos, reuniones o lugares que habíamos olvidado.

En cuanto a las relaciones interpersonales en general y a la pareja en particular, todo nuestro comportamiento está condicionado por las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, el otro y las relaciones en general.

¿Qué es una creencia? Lo que atendemos, percibimos, almacenamos, recuperamos, atribuimos, interpretamos y valoramos de los otros o uno mismo.

Las creencias crean expectativas sobre sucesos, comportamientos, etc. en el futuro.  Las expectativas se alimentan de nuestros modelos parentales, educativos, sociales y culturales y de nuestra experiencia.

687a14_97ca0adbc32f444f9d19896bfe5996e3mv2Por lo general seguimos una linealidad en el razonamiento donde las creencias generan expectativas que dictan qué esperamos y en función del resultado obtenido juzgamos. Como decía al principio, este juicio no suele ser justo, porque tomamos un limitado número de parámetros y muchas veces las expectativas se tornas irreales o irracionales y ante esa situación el resultado no suele ser satisfactorio para nuestro bienestar.

Les recomendaría que a la hora de pensar en balances y proyectos para el año venidero seamos generosos en los parámetros de evaluación y los cuestionemos de vez en cuando y controlemos nuestras expectativas ya que es a causa de ellas que muchas veces lo pasamos mal.

Finalizado el artículo de hoy deseo agradecerles a todos por el apoyo que me han dado. Ha sido un año muy positivo y fructífero, donde trabajamos mucho y pudimos ayudar y dar información a muchas personas que esperamos hoy estén mejor y con un mejor bienestar.
Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

 

 

 

El poder del autoelogio…

Acostumbrados desde siempre a ser autocríticos hemos dejado de lado la práctica del autoelogio. Por ello quiero compartir con ustedes el maravilloso artículo de una amiga y colega Sueco-uruguaya Anna Pardo, académica de la Universidad de Lund y reconocida terapeuta.

lum-logga

En el artículo, Anna nos habla del valor que tiene para nuestro bienestar decirnos unas palabras amables. Demuestra además, lo poco eficaz que suele ser la autocrítica para enmendar errores o corregirlos en el futuro, en cambio sí es buena para estresarnos o deprimirnos.

Date una palmadita en el hombro y reduce el estrés.

Es mejor darte una palmadita en el hombro en lugar de pensar que debería haberlo hecho mejor. La autocompasión debe ser tan efusiva y asertiva para usted como lo sería para  un buen amigo o colega.

Foto: Kennet Ruona
Muchos creen que la autocrítica nos hace funcionar mejor la próxima vez. Pero en cambio, nos sentimos estresados ​​y preocupados al igual que cuando somos criticados por otras personas, dice la psicóloga Anna Pardo.

Anna Pardo es psicóloga. psicoterapeuta y psicoterapeuta en el Departamento de Psicología de la Universidad de Lund, Suecia. Tiene una amplia experiencia en la supervisión del personal de la universidad y futuros psicólogos y psicoterapeutas, y también por diversos grupos de personal en la industria del cuidado.

Una gran parte de su trabajo se orienta, tanto para profesores universitarios como psicoterapeutas, para aprender a cuidarse en el trabajo.

“Para relacionarse constantemente con muchas personas diferentes y tal vez conocer a varios grupos en un día, donde cada grupo lo quiere a uno, se necesita mucha energía”, dice Anna Pardo, y agrega que en esos grupos la licencia por enfermedad es más común.

La profesional recomienda: Se trata de callar la voz autocrítica interna que tenemos la mayoría de nosotros. La autocrítica no sólo trata de descubrir algo incorrecto y pensar en cómo hacerlo mejor la próxima vez (Cosa que obviamente es útil). La autocrítica es también agobiarse regularmente a sí mismo y nos hace sentir como una persona demasiado pequeña y defectuosa.

“Hay una trampa en la autocrítica. Muchos creen que tiene una función, que nos hará funcionar mejor la próxima vez. Pero la autocrítica nos hace estresarnos y preocuparnos al igual que cuando somos criticados por otras personas.”

Ella agrega que las amenazas y los castigos contra nosotros mismos y contra los otros pueden tener un efecto a corto plazo en el rendimiento, pero que no funcionan por mucho tiempo, sino que corren el riesgo de dañar la salud mental propia y ajena. A menudo es necesario recordar e instalar en nosotros patrones de comportamiento más amables y más tranquilizadores con nosotros mismos. Es probable que durante décadas haya estado diciéndose cosas poco amables y críticas:  “Debería haber ido con más” , “Soy totalmente inútil”, etc. Se requiere trabajo y tiempo para silenciar la voz autocrítica interna.

“Por lo general, digo que es como que siempre haya habido una gigantesca campaña publicitaria contra sí mismo, y ahora repentinamente comenzamos una nueva campaña.

La autocompasión es parte del autocuidado, que tiene dos aspectos:

  • El aspecto  práctico:  cuidar su organismo, cuidar tu sueño, cuerpo y salud. Muchos que están estresados ​​no hacen eso, trabajan sin descanso, entran a las reuniones durante el almuerzo y no lo toman y tienen  problemas para dormir.
  • El aspecto emocional, donde entra la autoestima, implica tomar en cuenta el yo y lo que necesitas para sentirte bien y sentirte seguro, para no terminar en una situación más complicada que te lleve a sentimientos de apatía y estrés.

“Si un colega olvida algo o deja de hacer algo, nunca lo maldecirías porque es olvidadizo o descuidado. Pero cuando se trata de nosotros mismos, a menudo nos juzgamos. Anna Pardo también cree que todos deben reflexionar sobre sus vidas y lo que es realmente importante para ellos.

Anna Pardo es contratada por empleadores que esperan que al aprender la asistencia consciente del personal, la autocompasión y el manejo del estrés, los haga sentirse mejor en el trabajo y poder trabajar de manera sostenible a largo plazo. Pero ejercitar su autoestima no es un antídoto contra el liderazgo deficiente o la congestión. El empleador también debe estar preparado para abordar las deficiencias en el entorno de trabajo. Por otro lado, los empleados deben tomar conciencia de sus necesidades y sus límites. Comienzan a reflexionar sobre sí mismos y sobre su situación laboral.

“Puede sentirse incómodo cuando aprende a establecer límites. En ocasiones, el personal ha optado por darse de baja para dejarles en claro que el entorno de trabajo no es bueno para ellos.

Jenny Loftrup

 

logo

 

Como pudimos leer este artículo tiene mucho contenido para ir procesando. Agradezco a Anna su generosidad y a Jenny Loftrup su publicación.

Artículo en Sueco: http://www.lum.lu.se/tysta-din-sjalvkritiska-rost-och-slipp-press-och-stress/

 

Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

Demasiado de una cosa buena es también malo.

En la consulta tenemos a menudo padres consultando por la temática del post de hoy: Los viejos y nunca bien ponderados límites. El pediatra español Jesús García Pérez nos trae estas reflexiones importantes:

Hoy quiero compartirles este artículo de Montevideo.com que me pareció tan pertinente y sustancioso que he decidido pegarlo y editarlo acá con elementos que considero claves.

Los padres son a menudo “sobreprotectores y sobrecompradores” advierte Jesús García Pérez, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Social.

 

DEMASIADO  de TODO

“Tenemos niños que hasta comen a la carta en casa: si no les gusta algo, la madre les hace otro plato”

shutterstock_247892713

Jesús García Pérez, presidente de la Sociedad Española de Pediatría Social (SEPS), dice que uno de los temas que más le preocupan es el “no desarrollo de la parentalidad positiva”. Asegura que nadie nace sabiendo ser padre o madre y “cuando tienen un hijo no se convierten automáticamente en padres, del mismo modo que el que se compra un piano no es de manera inmediata un pianista. Hay que aprender”. Por eso, insiste en que los profesionales de la pediatría deben acompañar a los padres en cada una de las etapas de sus hijos para asesorarles y prevenir situaciones que puedan perjudicar a los menores.

Añade que uno de los males que afectan a casi todas las familias es la falta de tiempo de dedicación a los hijos. “Es cada vez más habitual que cuando un niño tiene un comportamiento molesto, para dejar de oírle, se le ponga entre las manos una tablet, un móvil o se le encienda la televisión. Estas alternativas tecnológicas no son la solución más adecuadas. Dejémonos ya de las tablets, que en sí no son malas, pero hay que cambiar la actitud ante su uso. Los niños necesitan percibir la atención y valoración de sus padres, más que estar aislados entretenidos en silencio”, expresa en declaraciones recogidas por el periódico ABC.

El profesional explica que “hay que poner más límites en este asunto”, y también en otros. “El ‘no’ es el mejor signo de cariño hacia los hijos. Hay que hacérselo saber. El soltarles un ‘no, porque lo digo yo’ en principio no vale, no es educativo, hay que explicarles las razones que lo motivan y, solo entonces, si no las entiende, sí hay que proceder a decirle: ‘no porque yo lo digo'”.

Para García Pérez, el kid de la cuestión no radica en que los padres sean permisivos, sino en que muchos “son sobreprotectores y sobrecompradores”. Entiende que no se puede comprar al niño lo que le dé la gana porque se porte bien o saque buenas notas, ya que se supone que es su obligación. “Tenemos niños que hasta comen a la carta en casa: si no les gusta algo, la madre les hace otro plato. No puede ser. Vivir en familia es aceptar también lo que a uno no le gusta. Convivir es vivir en desacuerdo para llegar a un acuerdo mediante la comunicación y el diálogo”.

Además, subraya que hay que dedicar más tiempo a los niños, cuantitativa y cualitativamente hablando, compartir sus estudios -lo que no quiere decir hacerle los deberes-, interesarse por lo que han hecho en clase, lo que sienten, compartir el ocio y, sobre todo, ser empáticos y ponerse en su lugar. “Los padres tampoco deben confundir la estimulación con la presión. Los hay que le apuntan a muchas extraescolares para que sean los mejores. Olvidan que los niños necesitan ser felices, no los mejores ni los más listos. Hay que darles muchos más abrazos y besos. El niño que saca mejores notas no es más feliz. Un hijo necesita sentirse amado por sus padres, más allá de los errores que cometa y debe saber que siempre se le apoyará”, dice.

Agradezco a Montevideo Portal la elaboración de este tipo de contenidos de gran valor para nuestro bienestar.

No olviden el Taller de Parejas que haremos el 23 de noviembre, puede ser de mucha utilidad para ustedes. Los cupos son limitados.

Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar a propósito de los audios que voy subiendo. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

Psicología Positiva en el 5º Simposio de Psicología de la UCU

Quería compartir con ustedes la alegría que siento al ser seleccionado para participar como expositor y realizar una ponencia en el 5º Simposio de Psicología organizado por la Universidad Católica del Uruguay.  Lo cual es un gran orgullo y reconocimiento para los profesionales de Uruguay que venimos trabajando en esta corriente.

Salón 307 Viernes 17 de noviembre de 2017 Universidad Católica del Uruguay

14:00 – 15:15 La Psicología Positiva en la organización: un nuevo enfoque
Expositores: Lic. Roberto Martínez
Pasado presente y futuro en el estudio de la conciliación del rol laboral
con otros roles | Expositor: Lic. Javier Labarthe
Espacio de trabajo adecuado: un aporte desde la antropometría
nacional | Expositor: Mag. Federico Ferreira
Generación Y: el desafío de comprender el significado y sentido que
le atribuyen al trabajo | Expositora: Lic. Carolina Moll

Programa completo acá:

Programa – V Simposio Investigacion Psicologia

La psicología positiva en el campo de las organizaciones es un área creciente en el trabajo académico y los resultados para las organizaciones y personas es muy auspicioso. Será un gusto departir con colegas de este tema e intercambiar opiniones al respecto.

Están todos invitados y si no pueden ir no se preocupen porque más adelante les pongo acá la presentación.

No olviden el Taller de Parejas que haremos el 23 de noviembre, puede ser de mucha utilidad para ustedes. Los cupos son limitados.

Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar a propósito de los audios que voy subiendo. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez