Archivos Mensuales: abril 2016

Psicología Positiva en desastres… crecimiento postraumático.

Uruguay está hoy conmovido por una serie de eventos climáticos adversos que han complicado el natural transcurso de la vida de muchos de nosotros. Sin dudas la situación extrema es la que viven las personas de la ciudad de Dolores, pero el drama de las inundaciones, vientos, tragedias personales y demás se extiende a muchas otros puntos del país.

Los psicólogos, como profesionales de la salud, podemos ayudar en estos momentos con los llamados PAPS o Primeros Auxilios Psicológicos, que son una serie de técnicas que buscan ayudar a la persona que está en situación de desastre.

Este cuadro que encontré en la web resume muy bien qué se debe hacer en estos casos:

bienestar-en-momentos-de-crisis-cadh-ucab-2-638

Complementariamente, desde la Psicología Positiva se ha trabajado mucho en el estrés postraumático que ante diversas situaciones sufren las personas. Estudios (1) demuestran que la mayoría de las personas superan favorablemente una situación de desastre sin perjuicio de lo cual debe atenderse adecuadamente la situación, es lo que llamamos: crecimiento postraumático. 

Los afectados de trastorno de estrés postraumático (TEPT) suelen presentar un conjunto de síntomas característicos que suelen prolongarse en el tiempo (2).

  1. Revive constantemente la situación traumática. Por medio del relato o en sueños. La persona parece pegada al hecho y a su vez absorbida por el.
  2. Insensibilidad, las personas se tornan más frías psicológicamente, con dificultad para expresar sus emociones.
  3. Ansiedad, las personas están híper alertas, pueden desarrollar fobias y ante hechos mínimos, una llovizna, por ejemplo, piensan y sienten que la inundación es inminente. Esta situación conduce a numerosas reacciones psicosomáticas: alergias, insomnio, etc.
  4. Culpabilidad del sobreviviente, es sentirse culpable por haber sobrevivido, por no haberle “tocado” a él. Surgen ideas constantes de “Si hubiera ido, hecho, sacado, etc. tal cosa no habría pasado” Ideas sumamente negativas e improductivas, no conducen a nada y tienden a convertirse en intrusivas: están siempre en la mente. Inducen a estados de ánimo negativos (depresión, ansiedad).

Estos 4 síntomas en principio son normales y esperables en quienes han vivido una situación traumática. El problema surge cuando persisten más de un mes. Lo habitual es que lentamente se vayan diluyendo los síntomas y la rutina o las nuevas rutinas vayan acomodándose.

Sin embargo, la mayoría de las personas se recuperan positivamente con el paulatino paso del tiempo y sólo un porcentaje mínimo muestra sintomatología persistente. Estudios recientes demuestran que el estilo explicativo influye poderosamente en la resolución de la situación traumática y en la capacidad de CRECIMIENTO POSTRAUMÁTICO. Personas que naturalmente piensan en lo peor (catastrofizar) lo sufren más así como aquellas que al momento de la situación tenían mala salud mental.

“Lo que no te mata te fortalece”

Es lo que dice un tradicional refrán, pero parece ser que el trabajo académico lo comprueba. Personas habían atravesado los hechos más catastróficos imaginables comparados con otros que no habían pasado por nada similar, resultaron tener fortalezas más intensas, mayor sentido de la vida y consciencia. La capacidad de salir fortalecido de un evento adverso es lo que llamamos RESILIENCIA, una fortaleza clave para el bienestar y una buena calidad de vida.

La Psicología Positiva nos ayuda dándonos una serie de recomendaciones para salir adelante fortalecido y recuperado (3):

  • Comprender el momento en que estoy, darme tiempo, permitirme sentirme mal, desorientado, sin perspectivas, etc. Es una respuesta normal y sólo debe preocuparnos si no podemos salir de ella luego de pasado un mes.
  • Controlar la ansiedad e imágenes intrusivas: tratar de ocuparse, ayudar a otros si se puede, abocarse a las tareas de reconstrucción, etc. Todo aquello que nos ocupe la mente y permita tener bajo control los pensamientos negativos. NO combatirlos o reprimirlos, eso los empeora, sino aceptarlos cuando surgen y dejándolos pasar.
  • Comprender que esta situación es difícil pero TEMPORAL, no será permanente, debemos hacer planes para ir superando esto.
  • Construir un relato positivo de lo sucedido y transmitirlo a nuestros familiares, vecinos, etc. Por ejemplo, no verse como víctima del tornado sino como superviviente. Aceptar lo perdido pero pensar en todo aquello que podrías alcanzar.
  • Valorar los afectos, los vínculos, apreciar el valor de la vida.
  • Buscar aunque sea en un escenario adverso, lo bueno, el humor, cosas lindas, reforzarlas, contarlas a otros.
  • Ayudar, el altruismo es una de las actividades humanas que genera más bienestar duradero y positivo. Contribuye a hacer mejores vínculos con los demás.

Esperamos haber contribuido desde nuestro lugar a ayudar y a tener mejor salud y bienestar.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

 

1- R. G. Tedeschi y L. G. Calhoun, “Posttraumatic Growth: Conceptual Foundations and Empirical Evidence”, Psychological Inquiry 15 (2004): 1-18. Una revisión del concepto de crecimiento postraumático.
2-K. T. Erikson, Everything in Its Path: Destruction of Community in the Buffalo Creek Flood.
3-Seligman, Martin “Florecer”

“Panamá papers” y dónde invertir…

Asombrado estoy con el revuelo alcanzado en todos los medios con esto de los “Panamá papers”. Una serie de filtraciones que comprueban lo que muchos sospechábamos de las grandes fortunas. Fortunas que están muy lejos de nuestras realidades.

Todo esto me ha puesto a pensar acerca de la riqueza y dónde invertir. Siempre pensamos que este es un tema para abogados, economistas, contadores, expertos en finanzas. Jamás pensaríamos en consultar al psicólogo sobre inversiones y quizás no sea muy descabellado.

¿Son los ricos, lindos, populares, etc.  más felices?

936676-llave-dorada-para-abrir-xito-en-las-empresas-foto-de-archivoPues para nuestra sorpresa, la respuesta es un rotundo NO. Uno supondría lo contrario. Pensamos que grandes casas, comodidades, viajes, etc. son la llave dorada a la felicidad.

Les cuento el siguiente caso extraído de “La ciencia de la Felicidad” de S. Lyubomirsky:

Denise era una madre de tres hijos en edad escolar en EEUU. Se había descuidado, dejó su trabajo fuera por trabajar en casa, seguro que más tiempo y con menos gratificaciones. Se sentía fatal y lucía mucho mayor de lo que era. Un buen día es seleccionada por el programa de TV Extreme Makeover (Transformación Total). La hicieron de nuevo prácticamente: lifting, nariz, liposucción, peluquería, vestuario, etc. Parecía 10 años menos en sólo unos días. Se volvió el centro de atención de la familia, amigos y medios. “Me cautivo tanta atención” dice ella después. Todo se le subió a la cabeza. Repensó su matrimonio y meditó en dejar a su marido. Pasado un año este hecho circunstancial  retornó a sus niveles habituales de bienestar. Valoraba el tener menos arrugas y verse mejor pero no entendía que ese hecho le significara una mejora sustancial en su bienestar. Comprendió que hubiera sido un error haberse dejado llevar por la euforia y haber dejado a su marido.

Otros estudios llevados adelante en EEUU prueban que el índice de felicidad no mejora permanentemente luego de tener bienes materiales suficientes o en abundancia (C. Goldberg, “Too much of a good thing”). El dinero si nos hace felices, pero por muy poco tiempo e intensamente. Luego el subidón se nos pasa y volvemos a lo de siempre, incluso si si seguimos conservando el dinero.

¿Qué le paso a Denise? nos podemos preguntar. Algo que nos pasa a todos a diario y más de una vez al día:

Valoramos erróneamente qué nos puede hacer más felices.

Como el caso de Denise hay muchos ejemplos más. Creemos que determinadas cosas nos pueden hacer felices, y es cierto en ocasiones. Nos hacen felices pero por muy poco tiempo. Pasada la novedad volvemos a nuestro nivel habitual de bienestar. Nos pasa a todos pero podemos aprender a manejarlo para aumentar nuestro bienestar.

invertir

Invertir en lo correcto es lo que puede hacer la diferencia. Estudios científicos prueban que aquellas personas que dedican tiempo a su familia y amigos son más felices y presentan mejores niveles de bienestar.

Las buenas relaciones con amigos, familiares y compañeros de trabajo son CLAVES y no deben ser dadas por hecho, son parte de una vida sana y plena. Organizar y participar de eventos, reuniones; promover encuentros, realizar excursiones, conocer gente nueva son todos elementos que fortalecen las relaciones y nuestra vida social. Somos esencialmente  seres sociales no lo olvidemos. Vivimos en una sociedad que promueve el individualismo y el consumo de manera constante pero está en nosotros obrar reflexivamente y poner una pausa.

Las relaciones (parejas, familiares, compañeros, amigos) son complejas, pero son buenas y positivas. Una vez entendido el enorme valor que tienen para nuestra salud y bienestar debemos estar dispuestos a dejar pasar pequeños entredichos, sortear rispideces, a perdonar, a ser compresivos para que lo sean conmigo.

La personas con relaciones sociales más fuertes se enferman menos, viven más y parecen vacunados contra depresiones. Es justamente un estilo de vida individualista la vía segura para la depresión.

Por eso si preguntamos a un psicólogo dónde invertir les diría con total seguridad: invierta en sus relaciones. Invierta en tener relaciones de calidad, fluidas, asertivas y positivas con las personas. 

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

¿Ir al Psicólogo me será útil?

La pregunta es de una respuesta rotunda y simple: SI, claro que si.

Uno de los mitos frecuentes, heredados de la antigua psicología que sólo se enfocaba en lo que iba mal, es que el psicólogo es sólo para locos, personas trastornadas, etc. y en parte es cierto. Si tu estado psíquico está afectado de un modo considerable es oportuno que te atiendas, consultes y recibas tratamiento. Es tu derecho.

05a

Vicente Prieto, un reconocido psicólogo español, define cuándo ir a un psicólogo de una manera genial:

“Cuando una persona valora que no tiene recursos personales para enfrentarse a situaciones que le preocupan, cuando percibe que el problema le desborda, cuando tiene dificultades en la comunicación con otras personas, cuando siente que no controla su estado emocional o tiene dificultades para relacionarse y no es suficiente el apoyo cotidiano de las personas allegadas, es un buen momento para plantearse acudir a la consulta de un psicólogo”.

Vicente Prieto. Psychologies nº 25 (febrero, 2007)

Si te pasa algo de los descripto, es tiempo de que consultes. No hay porque dejar pasar los días sintiéndote mal, sin provecho para ti o los otros. Estar bien debe ser tu estado normal, florecer debería ser tu meta. Todo eso es posible y tienes la muy cerca la posibilidad de comenzar a cambiar: “Empiezo por mi”

Mi modalidad de trabajo promueve aumentar tu bienestar, incrementar tus emociones positivas, tener un estado de ánimo más positivo. todo esto sin desatender problemáticas que ocasionan que te sientas mal, triste, ansioso, deprimido, desorientado, etc.

Lo hemos visto en otras ocasiones pero nunca está de más reiterar qué determina nuestra felicidad:

  • el 50% de nuestro bienestar depende de nuestros genes. Es lo que llamamos nuestro valor de referencia.
  • el 10% de nuestro bienestar depende de las circunstancias de nuestra vida: obtuvimos un ascenso, salvamos un examen, sufrimos un accidente, perdimos un familiar, etc. Pueden aumentar o disminuir nuestro bienestar, pero el efecto no suele ser permanente y volvemos más o menos rápido (dependerá del suceso) a nuestro valor de referencia.
  • el 40% de nuestro bienestar depende de nuestra acciones, por ejemplo: si hacemos actividad física o no, si conversamos con los amigos, si sonreímos frecuentemente o no, si charlamos con extraños o no, etc. etc. La lista de cosas que podemos hacer o no para incrementar nuestro bienestar es enorme y es lo que trabajamos en las sesiones.

Concluímos que tenemos un 40% de chances de ser más felices, de estar mejor, y no sólo para nosotros, nuestro bienestar repercutirá positivamente en todo nuestro entorno.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

vye10dm031214photo01

Hacia una fertilidad positiva

Esta semana hemos sido conmovidos por una gran buena noticia. Nació Valentino, el primer bebé venido al mundo gracias a la Ley de Fertilidad asistida aprobada en 2014. A partir de este hecho he decidido presentarles un aporte desde la Psicología Positiva a parejas con problemas de fertilidad.

Expertos en reproducción humana consideran que una pareja en edad fértil no debiera infertilidad-y-genero-v2tener complicaciones para concebir si no usan métodos anticonceptivos y si hacen el amor, al menos, los días cercanos al periodo de ovulación. Sin embargo un porcentaje  de entre un 10% y 15% de las parejas presentan problemas de fertilidad. Las causas pueden ser diversas y estas se distribuyen casi por igual en hombres y mujeres. Muchas causas dependen de ambos miembros de la pareja (39%) y un 8% es de causa desconocida.

embarazo-psicologicoEn lo personal, concuerdo con expertos que puntualizan que el embarazo físico tiene una contraparte psicológica, la cual comienza en ocasiones mucho antes de la concepción, otras en el mismo momento o mucho después de la concepción.  Al igual que el útero se prepara para alojar al embrión, nuestra cabecita ha de acomodarse. En el caso de parejas con problemas de fertilidad, este proceso comienza mucho antes, quizás años antes de que nazca el bebé. En el caso de embarazos no programados, al menos conscientemente, la cabeza de los padres comenzará a prepararse luego.

Es muy importante que las parejas con problemas en general y con problemas de fertilidad en particular consulten  y reciban orientación, consejo y apoyo del psicólogo. Con las parejas se pueden trabajar distintos puntos en pos de colaborar con el proceso y acompañarlos hacia una fertilidad positiva.

Antes de tener un hijo debemos revisar la razones y oportunidad de un embarazo:

  • Es algo natural a lo que hemos llegado como pareja.
  • Es para hacer feliz a …
  • Es contrarreloj… soy mayor de…
  • Quiero demostrarle mi amor con un hijo…
  • Un hijo lo retendrá más tiempo a mi lado…
  • Quiero algo totalmente mío…
  • Adoro la ropita y cositas de bebé, quiero uno…
  • Con un hijo seré alguien…

Me dirán que algunas opciones son algo descabelladas, pero créanme, las he oído todas. También podemos inferir que la primer razón pareciera la más saludable y la que traerá más bienestar a padres e hijos y es cierto, pero muchas veces se tienen hijos por las razones equivocadas.

Tener un hijo debería ser una decisión consciente de una pareja de adultos responsables que sienten que un hijo es lo más natural que podría pasar en su pareja. Es un gran reto para los padres y la familia y va implicar grandes cantidades de compromiso, esperanza, optimismo, persistencia y responsabilidad. También deparará ingentes cantidades de alegría, regocijo, orgullo y bienestar.

Las parejas con problemas de fertilidad deben trabajar exhaustivamente en la esperanza, en la creencia de un futuro mejor y en que las dificultades actuales son pasajeras y superables. parejas20infc3a9rtiles

Apoyarse mutuamente no sólo les permitirá sobrellevar mejor esta etapa sino que les permitirá salir fortalecidos tal como demuestran investigaciones sobre el crecimiento postraumático. Es cierto que muchas parejas no soportan la presión y se desintegran ante la imposibilidad de concebir, pero también es cierto que muchas otras se reafirman en sus vínculos y una vez pasada la dificultad, habiendo tenido hijos o no, demuestran estar más fuertes y con un buen nivel de bienestar.

asertividadEs crucial que la pareja tenga entre sí y con el equipo de salud una comunicación asertiva. En esta clase de comunicación, siempre dejamos claro qué queremos, cómo lo queremos y cómo queremos que se nos trate. Siendo siempre educados y respetuosos del otro. Evacuamos todas las dudas cuando surgen y evitamos la rumiación (repetir y repetir) mental de ideas. En realidad la comunicación asertiva es un consejo para toda la vida.

No es recomendable que la paternidad sea el centro de la vida de alguien, como tampoco lo debiera ser el trabajo, el ocio, el estudio, o cualquier otra actividad en principio positiva. Nuestra vida será más rica y completa si tenemos un adecuado mix: un poco de esto, otro tanto de aquello y mucho de tal cosa. Centrar nuestra realización, metas, objetivos, etc. en un hijo y depositar en él expectativas, sueños, y anhelos propios es la receta perfecta para un perfecto desastre. Evitemos caer en ello. Las parejas con dificultades para concebir suelen centrar su vida en eso y si bien es importante, puede generar un estrés que muchas veces será contraproducente.

Para finalizar les dejo unas recomendaciones generales para las parejas con problemas de fertilidad, pero que podrían ser aplicadas en general:

  • Un actitud optimista es clave para el éxito y el bienestar general.
  • Evitemos culpabilizar al otro, a la familia o mi mismo, la culpa es una emoción muy negativa y detiene el crecimiento y el desarrollo.
  • Cultivemos la esperanza, tengamos fe en que superaremos este trance, es bueno ejercitar la espiritualidad, nos hará sentir más felices y plenos.
  • Confiemos en nuestra pareja, cuidemos la pareja, es una construcción muy delicada y requiere mantenimiento diario.
  • Mientras el bebé no llega ocupemos nuestra atención en otras actividades, busquemos un pasatiempo nuevo, estudiemos algo, consigamos una mascota. Ayudará a bajar la tensión, relajar el ambiente y evitará que nos obsesionamos con un tema.
  • Hacer el amor por gusto y con gusto, no porque se tiene que hacer. Es una acto de comunicación y amor más allá de un fin reproductivo.
  • Disfrutemos esta etapa a pesar de las dificultades. Siempre se puede ver lo positivo.
  • Controlemos las expectativas, si son elevadas generan ansiedad y si no se cumplen, todas o en parte, la frustración puede ser muy grande. Reservemos lugar para la sorpresa.
  • Finalmente: lo mejor que puedes hacer para que tu hijo sea feliz es ser tu mismo feliz, tener un buen nivel de bienestar. La felicidad se contagia y se aprende.

image-24488

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

cropped-fondo.png