Archivos Mensuales: febrero 2020

AUTORREGULACIÓN EMOCIONAL

Tiempo de lectura 10'

Hoy deseo compartir con ustedes una palabras referentes al tema de la autorregulación emocional. La autorregulación es una capacidad que tenemos las personas para regular y estabilizar nuestro estado emocional y sobretodo las respuestas que damos a partir de lo que sentimos. La autorregulación es también una habilidad, algo que podemos aprender, desarrollar e incluso perfeccionar.  Es algo que se enseña y deberíamos incluir en el programa que como padres o educadores impartimos a nuestros pequeños.

De represión a autorregulación

old-classroom

Creo que como tantas veces, este tema ha sido susceptible a las modas, al discurso dominante, a los relatos imperantes, etc. En la sociedad victoriana por ejemplo, que para Uruguay significó el “disciplinamiento”  según Barrán (2014), la autorregulación emocional o compostura, como preferían llamarla era un valor a tener en cuenta. La educación en todas sus instituciones (familia, escuela, iglesia, estado) lo impartía. Conceptualmente emparentado con la “flema” inglesa (tan admirada en ese entonces) y el carácter flemático.  La autorregulación de entonces no era ni eficaz ni eficiente, no tenía al bienestar de la persona o su entorno como prioridad, sino el mantenimiento de las “apariencias” y estaba más vinculado con la represión.

La represión no es una genuina autorregulación. La represión es impedir la expresión de la palabra, la emoción o la conducta. Visto desde fuera mostraba la compostura y la corrección pero para adentro la persona solía estar pasándola muy mal.  El progreso de la psicología permitió establecer que la represión irrestricta era causa de mucho malestar y por eso se aconsejó el pasaje a otro modelo más libre, más emocional, más de “si querés llorar, llorá”. Posteriormente hemos asistido al otro extremo de este tema: Se dio paso a una “sinceridad” emocional que en ocasiones resultó perniciosa.

Los estoicos y la templanza

Los estoicos fueron quienes más en serio se tomaron el papel de la autorregulación en la formación personal. Ellos cumplían entonces el rol que muchos psicólogos desempeñamos hoy, asesorando personas y tratando de colaborar con ellos a hacer de sus vidas un todo más significativo.

top-20officehacks-10
Epícteto 50-130 DC  y una de sus célebres máximas.  

Considero que la forma que tenían entonces de ver la regulación era producto de un modelo social más disciplinante y la regulación emocional no provenía tanto de recursos internos (que sí se usaban) sino del temor a la sanción social, moral, religiosa, etc. Era un “portarme” bien porque sino me pasan cosas malas.

x4jw2osrcpsp65mox0rrlxzvqizdtwkc_medHoy la psicología en general dedica tiempo y recursos a la investigación y desarrollo de instrumentos y herramientas en torno a la autorregulación. En el caso de la Psicología Positiva resulta un concepto muy importante relacionado con la virtud de la templanza.

Autorregulación para tener bienestar

La Templanza es un poco más amplia que la autorregulación en sí ya que incluye fortalezas como el auto control, la humildad y modestia, perdón y prudencia. Cuando hoy hablamos en la consulta de la templanza hablamos también de la autorregulación como una habilidad necesaria para el bienestar. Se ha comprobado que la adecuada autorregulación de las emociones contribuye significativamente al bienestar de las personas, sus vínculos y relaciones. Siendo animales súper sociales, vivimos en una complejísima trama de relaciones sociales de distinta categoría que nos permiten vivir y prosperar. Las personas del 2020 son sin dudas las personas que más han necesitado de los otros para vivir.

En la entrada que viene les daré algunas recomendaciones para ejercitar una adecuada autorregulación siendo más responsables emocionalmente y mejores gestores de nuestra realidad emocional y las respuestas que de esa realidad surgen.

Como siempre les agradezco mucho la lectura de estas entradas así como los comentarios que me hacen llegar con tanto cariño y aliento.

Si deseas incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultar.

Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

Cómo reactivar mi relación sentimental…

Tiempo de lectura 7 minutos, para aplicarlo un poco más...

Hoy les traigo la segunda entrega de este ciclo y les debo agradecer la repercusión que ha tenido la anterior entrada. Continuamos hablando de consejos para reactivar nuestra relación:

Compartir tiempo juntos:

mate_compartir

Compartir tiempo  con la pareja es necesario para la buena salud del vínculo y para el bienestar personal y conyugal. Pareciera obvio pero no lo es tanto. Con el trabajo, la crianza de hijos, la multiplicidad de ocupaciones que tenemos hoy en día resulta difícil hacernos de tiempo para estar juntos. El viejo y querido hábito de tomar mate juntos es un ejemplo de tiempo compartido, con el sólo fin de compartir tiempo y que genera efectos muy saludables en general.

Dos dimensiones del involucramiento con el otro:

Involucrarnos en el mundo de nuestra pareja

Involucrarnos en el mundo como pareja

El planteo que hago tiene dos dimensiones bien claras y diferentes. Uno pasa por participar en lo que piensa nuestra pareja: cuales son sus metas, anhelos, proyectos, esperanzas, temores, deseos, gustos, etc. Estar al día con su realidad, que cuando nos hable no nos parezca un extraño sino por el contrario nos sintamos involucrados con el/ella. La otra dimensión es más social y tiene que ver con presentarnos al mundo como pareja y hacer cosas juntos. Participar de actividades del agrado de ambos juntos.

si-el-mundo-se-terminara-hoy-seguiria-tomando-matecitos-con-vos-frases-con-mate

Naturalmente no hablo de compartir todo, todo el tiempo como siameses emocionales. Sólo me refiero a aquellas actividades que conciten el interés de ambos o sean muy importantes por lo significativo para uno de los componentes de la pareja.  Siempre debemos respetar las diferencias personales y los espacios individuales, sin que ello signifique sacrificar los comunes. Es un equilibrio delicado pero que si lo hacemos con actividades del agrado de ambos no resulta complicado.

Algunas sugerencias:

  • Cambie su actitud: tenga esperanza en el cambio y sea paciente. Nada cambiará si nada hace, y para notar cambios se requiere persistencia y paciencia.  No se deje ganar por el pesimismo y las creencias negativas.
  • Busque actividades comunes: Si no tienen actividades comunes búsquenlas. Sentados en el sofá no pasa nada.
  • Recuerden qué solían disfrutar antes juntos. Suele dar pistas para volver a hacerlo. En ocasiones un cambio de casa, tener hijos o cambiar los horarios nos hizo perder el gusto por determinada actividad que terminó cayendo en el olvido pero que hoy podríamos retomar.
  • Lluvia de ideas: Hagan juntos una lista lo más variada posible sobre actividades que podrían compartir. De todas ellas elija 5, luego reduzca las opciones a 3. De esas tres elija la más fácil y comiencen. Sino resulta pasen a la otra y así.
  • Hágala fácil. La idea simple suele ser la acertada. La actividad debe ser sostenible, económica, interesante y fácilmente replicable.
  • No se guíe por prejuicios. Si lo que disfrutan enormemente es ver el programa de chimentos de la tarde, háganlo. Si la pasan en grande tirados en el pasto del fondo, háganlo. Si jugar juntos al tutti o las cartas les alegra la tarde, háganlo. No se juzgue, es el tiempo de ambos y si les hace bien debemos aceptar y disfrutar.
  • Sigan intentando a pesar de sentirse algo tontos.  El incorporar nuevos hábitos hace que parezcan poco naturales, como impuestos pero debemos ser pacientes y abiertos. Darnos tiempo y tener esperanza en el cambio.
  • Registre las emociones. Es importante que tome consciencia de las emociones que siente durante y luego de la actividad compartida y se lo haga saber a la pareja. Si fue positivo servirá de refuerzo, si es negativo servirá para revisar la actividad. Recuerde que las emociones negativas destacan por si solas, y las positivas son más sutiles y efímeras sin embargo el efecto positivo de detectarlas es maravilloso. Esté atento.
  • Diviértase y sonría. El sonreír de nuestra pareja tiene un efecto tan gratificante que nos llena el alma.

En las semanas siguientes seguiremos con más recomendaciones para reactivar la pareja. Dejen sus comentarios y compartan el link si les pareció de utilidad.

Les dejo está linda reflexión de Borges para terminar:

28116-frase-el-tiempo-se-puede-enfermar-cuando-viene-el-aburrimiento-en-la-pareja-si-enfermasejorge-luis-borges

Si deseas incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultar.

Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

Cómo reactivar mi relación sentimental…

Tiempo de lectura 5 minutos.

Estimados amigos, pasado en parte el receso veraniego, volvemos a este espacio para compartir información que considero de utilidad para todos y en especial para aquellas personas que confían en mí para colaborar con su bienestar conyugal y personal.

Comenzaré un ciclo de entradas cortas con sugerencias para reactivar las relaciones sentimentales basado en evidencia científica, en trabajos de autores especializados en el tema de parejas como Gottman, Fruzzetti, Capafons, Liberman, Kornberg y Rougier , entre otros, además de la experiencia personal en el trabajo con parejas.

Reactivar una relación no es tarea sencilla. Siempre resulta más simple el mantenimiento, pero sé que esta posibilidad no es la que solemos aplicar. Hacemos dieta porque no tuvimos la constancia de controlar nuestros hábitos y ganamos unos kilitos que hoy quizás queremos perder. Hay personas que tienen más alta la fortaleza de autorregulación y les es más simple, para otros no tanto.  

pareja-de-ancianos

No lo den por hecho:

Dar por hecha una relación sentimental por la simple razón de que en un tiempo nos elegimos mutuamente es un error que puede tener consecuencias fatales. Lo que nos gustó hace un tiempo o años, hoy puede no gustarnos y es así y está bien. El amor y los “mapas del amor” como dice Gottman, deben permanecer actualizados.  Este proceso de “actualización” se da solo y naturalmente si tenemos el buen hábito de conversar con nuestra pareja. Conocer sus metas, proyectos, preocupaciones, anhelos, y que ella/el conozca los nuestros.

Las relaciones sentimentales: noviazgo, matrimonio, pareja en general se suelen dar por hechas pasado un tiempo. Nos “acostumbramos” al otro, a la relación, a las rutinas, etc. Caemos bajo el ya conocido sesgo del “acostumbramiento hedonista”, por el cual nos acostumbramos a lo bueno (también a lo malo) y pasado un tiempo ya no lo percibimos como tal. Esta situación puede llevar a un descuido o que el otro lo sienta de ese modo y la salud de la relación comience a afectarse.

Las relaciones de pareja no son iguales a las que tenemos con nuestros padres, hijos, hermanos o incluso tíos. Se parecen más bien a la de amigos. No hay un vínculo sanguíneo que le dé identidad. El vínculo se basa en razones afectivas, en coincidencias, en el compartir tiempo, etc. Muchas personas que vienen a mi consulta se dan cuenta de ese error, suponen que X iba a estar toda la vida con ellos porque sí, sin otra razón o motivo. Hoy en día las relaciones de pareja no son indisolubles ni su disolución tiene la sanción social que supo tener décadas atrás.

pareja-lat-2

Las relaciones sentimentales nunca están “hechas”, siempre están en “obras”. Son una construcción (y en ocasiones destrucción) diaria. Cada día ponemos o sacamos ladrillos con el fin de cimentar un vínculo que nos haga mejores personas, nos aporte y contribuya activamente a nuestro bienestar. Varios estudios comprobaron que las personas adultas preferimos la vida en pareja por sobre la vida en soledad y las personas en parejas tienen consistentemente mejores niveles de bienestar subjetivo. Una satisfactoria relación sentimental, contribuye a la autorregulación emocional, a la realización personal y mejora la salud en general reforzando nuestro sistema inmunitario.

En siguientes entradas seguiré dándoles más consejos para reactivar las relaciones. Aguardo sus comentarios y sugerencias y muchas gracias por estar y compartir esta información.

Si deseas incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultar.

Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque