Archivo de la etiqueta: ayudar

¿Ayudar o colaborar?

Advertencia: la lectura de este artículo te puede hacer cambiar alguna idea sobre conceptos que considerabas seguros y claros. 

Hoy les traigo este tema inspirado por un podcast del reconocido psicólogo español Rafael Santandreu escritor del éxito de ventas “El arte de no amargarse la vida”.

El colega español plantea que el jamás ayuda a nadie y lo fundamenta en que es preferible colaborar con la otra persona.dovinet-ff356089-7d97-4442-b37f-feab79c6d0f6

En principio debiéramos ver qué es cada cosa:

ayudar

Del lat. adiutāre.

1. tr. Prestar cooperación.

2. tr. Auxiliar, socorrer.

3. prnl. Hacer un esfuerzo, poner los medios para el logro de algo.

4. prnl. Valerse de la cooperación o ayuda de alguien.

colaborar

Del lat. collaborāre.

1. intr. Trabajar con otra u otras personas en la realización de una obra.

2. intr. Escribir habitualmente en un periódico o en una revista, sin pertenecer a laplantilla de redactores.

3. intr. contribuir (‖ concurrir con una cantidad).

4. intr. contribuir (‖ ayudar con otros al logro de algún fin).

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Distingamos el uso que le damos a uno y otro termino:

  • Ayudamos ante una situación determinada a alguien, un grupo o una causa para que salga de la situación en la que está, la cual consideramos desde nuestra opinión ciertamente mala o por lo menos necesitada de ayuda. Iniciativa propia.
  • Ayudamos a partir de un pedido de ayuda que nos llega de alguien, un grupo o un medio de comunicación en pos de una causa y que nosotros juzgamos necesita de nuestra ayuda. Iniciativa inducida

La ayuda en sí puede ser necesaria y requerida, pero lo cierto que por lo general en todos lados es lo único que se nos pide y lo único que ofrecemos. En cambio, la ayuda tiene un claro sesgo negativo. Veamos como es esto juntos:

Si lo analizamos desde el ayudador:

  • Debemos juzgar el grado de necesidad del otro y en función de ello dictaminamos cuánto ayudar.
  • El otro no tiene voz, la recepción de ayuda va asociada en nuestra mente con la ausencia de reclamo, retroalimentación o devolución.
  • Si el ayudado pone condiciones no debe estar tan necesitado. (Recuerden las recientes inundaciones de Uruguay, donde el las autoridades pedían sólo determinados artículos y la molestia que algunos ciudadanos sentían ante esas “restricciones” a su ayuda.

Si analizamos desde el punto de vista del receptor de ayuda:

  • El recibir ayuda limita mi capacidad de expresión, salvo para agradecer.
  • Ser ayudado me pone en deuda, me obliga, aunque no sea formalmente, es algo que se siente emocionalmente.
  • Disminuye la autoestima.
  • Ser ayudado limita mi autonomía, creatividad y capacidad de decisión.  El ayudador es quien determina qué da, cómo y cuándo.

Tenemos un claro ejemplo en la “ayuda” que brindan países desarrollados a países de nuestro continente pero especialmente a África. Las donaciones de ropa son tantas y tan voluminosas que han arruinado a la industria textil africana al punto de desaparecer de algunos países acentuando la dependencia, disminuyendo la autonomía, creatividad, etc.

Como consecuencia de este somero análisis, y como este blog es sobre psicología positiva y trata de dar herramientas para aumentar el bienestar coincidimos con Santandreu que es mucho más positivo para todos colaborar.

2-supervision-y-colaboracion-e1331019760444

Colaborar es un término mucho más positivo ya desde su propia definicióngraph, expuesta más arriba. Es trabajar con otras personas para la realización de una obra, fin, cometido, etc. 

  • Quien colabora es mucho más activo, presente y consciente, da y espera una devolución para afinar su próxima intervención. Es un círculo virtuoso.
  • Es mucho más democrático y digno para ambos partícipes en la acción. Están al mismo nivel.
  • El receptor de la colaboración es mucho más autónomo y activo, capaz de expresar el desacuerdo y solicitar cambios. No se siente en deuda sino que se siente enriquecido y valorado. Aumenta su autoestima.
  • El colaborador no siente que queda “empobrecido” por el intercambio, porque justamente hubo un intercambio y una devolución inmediata.
  • Se potencia para ambos la amabilidad, la alegría, la interacción, el aprendizaje, el desarrollo y la superación.
  • La colaboración como sustantivo empodera a los colaboradores y los hace más partícipes de los resultados y logros así como también de los fracasos. De todo de aprende mucho.
  • La colaboración incrementa probadamente nuestro bienestar por la multiplicidad de emociones positivas que involucra su práctica.

Ejercicio práctico:

imagen9Para ver claramente lo expuesto les propongo el siguiente ejercicio, imaginen que por un momento la biblioteca local les solicita su ayuda. ¿Qué piensan? ¿Qué atinan a hacer? tomen nota.

En cambio si la publicidad que leen u oyen dice: La biblioteca local solicita su colaboración. ¿Qué piensan o atinan a hacer ahora? tomen nota y comparen ambas.

Verdad que es distinto… a que sí.

Ahora bien, la próxima vez que necesiten de otros para o por algo, ¿qué pedirán ayuda o colaboración?

Cuando tu hijo, tu pareja, tu compañero, etc.  te pida ayuda con los deberes, tarea o labor estaremos seguros que colaborar es la mejor opción.

Aclaramos que no siempre podemos sustituir ayuda por colaboración, porque hay multiplicidad de situaciones en la vida. Ante una emergencia, solicitudes de puntuales de otros, etc. bien vale el término de ayuda.

Te invito a dejar tus comentarios e impresiones son muy importantes para mi. 

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

Anuncios