Archivo de la etiqueta: depresión

Depresión y Psicología Positiva

Hola amigos del blog, hoy les acerco los vídeos de la transmisión en vivo de nuestra columna de divulgación en Radio Sarandí, durante el programa Sin Filtro que va los sábados y domingos de 22 a 0 horas, en Montevideo.

Parte 1:

Parte 2:

Parte 3:

y parte 4:

A todos agradezco el apoyo y respuesta a la temática expuesta. También debo agradecer a Andrea que grabó y a Silvana del programa Sin Filtro que tanto apoyo me ha brindado.

Si deseas incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

Anuncios

Emociones Positivas: la llave para el bienestar

Esta semana he decidido traerles de nuevo esta antigua entrada al post porque considero que es muy importante para nuestro bienestar dar importancia a las emociones positivas.

Primero veamos qué son las emociones:post_005_sistema_limbico

Son respuestas adaptativas que nuestro cerebro da a diversas situaciones de nuestra vida. Varias estructuras de nuestro sistema nervioso se ocupan de ellas, en especial el sistema límbico y de él, la amígdala. Estas partes del cerebro son muy antiguas (evolutivamente hablando) por lo que podemos considerar que el procesamiento de emociones es algo imprescindible para la evolución. La respuesta puede conlleva manifestaciones a nivel fisiológico: aumento de presión arterial, frecuencia cardíaca, sudoración, piel erizada, etc. Son muy intensas y breves.

¿Hay positivas y negativas? emociones-positivas-y-negativas

Si. Las emociones negativas son las que más recordamos, generalmente, y tienen relación más directa con la capacidad de sobrevivir: miedo, ira, ansiedad, asco, tristeza, enojo, etc. Son muy potentes y generan una fuerte impresión en nosotros  y en quienes nos rodean. El experimentar emociones negativas suele asociarse a la ocurrencia pensamientos negativos. Son absolutamente normales, inevitables y reaccionar adecuadamente a ellas es lo esperable. No podemos negarlas, vacunarnos contra ellas o dejar de sentirlas ya que eso sería un gran problema en sí mismo. Podemos aprender a gestionarlas, valorarlas en su real dimensión y no dejar que nos ocupen toda nuestra realidad emocional.

maxresdefaultLas emociones positivas si bien tienen un correlato fisiológico, no es tan evidente. Son más ambiguas e inespecíficas, amplían nuestra percepción y generan bienestar. La Dra. Barbara Fredrickson es la experta mundial en emociones positivas y ha conducido, participado y/o difundido muchos estudios sobre este tipo de emociones. Muchos de ellos prueban su utilidad evolutiva, su aporte al bienestar, a la longevidad, a la creatividad, a la solución de problemas, etc. Las emociones positivas mejoran el relacionamiento con los demás y parecen actuar como un reservorio para cuando atravesemos las inevitables dificultades de la vida preparándonos y volviéndonos más resilientes. Son complementarias de las emociones negativas y viceversa. Mientras que las emociones negativas reducen las respuestas posibles para mejorar las chances de sobrevivir: huye, ataca, resguárdate; las emociones positivas amplían las posibles respuestas, generan un abanico más rico de opciones para mejorar la posibilidad de solucionar problemas, socializar, crear algo o simplemente estar mejor.

Las emociones positivas pueden centrarse en el pasado, presente o futuro y son más de las que suponemos:

Pasado: orgullo, realización personal, satisfacción, complacencia. 

Presente: alegría, humor, tranquilidad, éxtasis, entusiasmo, euforia, placer, elevación, fluidez (flow).

Futuro: optimismo, esperanza, fe, confianza.

screen-shot-2014-02-24-at-08-09-50Las emociones positivas están allí donde estemos, podamos sentirlas o no. Por lo general estamos mucho más enfocados en las negativas que en las positivas y tendemos a ignorarlas. Al ignorarlas nos perdemos de sus efectos beneficiosos. Efectos que se trasuntan a muchos aspectos de nuestras vidas. Las emociones positivas son mucho menos intensas que las emociones negativas por ello M. Losada y B. Fredrickson proponen en 2009 lo que se conoce como el ratio de Losada: son necesarias 3 emociones positivas para neutralizar el efecto de una sola emoción negativa. Por ejemplo: imaginemos que venimos caminando  y nos asusta un perro que ladra sorpresivamente cerca, sentimos: MIEDO, para contrarrestar el efecto en nuestro bienestar deberíamos experimentar al menos 3 emociones positivas por ejemplo, alegría, esperanza y tranquilidad.

¿En qué nos benefician las emociones positivas?

Longevidad:

The nun study (estudio de las monjas) probó que el experimentar emociones positivas de manera frecuente, prologa nuestras vidas.istock_000001499291xsmall Al ingresar a un convento en EEUU las novicias debían escribir una nota autobiográfica. Se analizó la presencia de emociones positivas  y negativas en estas notas y se dividió a las monjas en dos grupos.  Se observó que pasado el tiempo el 90% de las monjas del grupo más positivo había llegado a los 85  años en contraste con sólo el 34% de las más pesimistas. Se eligió un convento por la uniformidad de estilo de vida, dieta, hábitos, etc. (Danner, Snowdon y Friesen, 2001). Ser optimista, disfrutar lo bueno que te pasa y darte cuenta de ello puede hacer que tu jubilación valga la pena.

Creatividad:

creatividadSe indujo estados de ánimos positivos, negativos o neutros por medio de películas o presentes a tres grupos de voluntarios. Luego se les pidió la resolución de problemas. El grupo inducido positivamente parecía incrementar las soluciones más novedosas, inesperadas o inusuales. (Ilsen 1987) Así que si tenemos un problema que resolver y no damos con la clave, relajarnos, mirar una comedia, leer chistes o dar un beso a un ser amado pueden ser la parte de la solución que no has contemplado.

aseguran-envejecimiento-deterioro-controla-manipular_claima20130506_0138_17Previene depresiones:

Las emociones positivas vuelven a las personas más resistentes ante todos los trastornos psíquicos pero es ante la depresión que se muestra particularmente eficaz.

Crecimiento postraumático:

Las personas que logran experimentar emociones positivas, por ejemplo: el humor a pesar de haber pasado o estar en una situación traumática o estresante logran mayores índices de crecimiento postraumático, saliendo fortalecidas de la situación adversa.

Son muchos más los ejemplos y estudios que se han llevado a cabo probando el valioso papel de las emociones positivas. Espero que la lectura de este post les ayude a ser más consciente de ellas, a buscarlas y propiciarlas. Esa actitud provocará benéficos efectos, sostenibles y a largo plazo en sus vidas.

Si deseas incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

@Lic_R_Martinez

Mitos y realidades de los duelos. Parte II

En el post anterior hicimos una introducción al peliagudo tema de los duelos, su proceso, elaboración y demás. Comenzamos hablando de la idea generalizada de que todos debemos transitar el duelo de un modo establecido, como si fuera una ruta única, con paradas establecidas y estados de ánimo predecibles. La investigación reciente de la Ps. Positiva viene a demostrar que esto no es tan así. Para algunas personas sí podría aplicar pero no para todos. Lo más importante, además, es que si no seguimos esa supuesta ruta no nos va a pasar nada malo o grave y no significa que estemos haciendo algo de modo incorrecto.

Los psicólogos españoles Carmelo Vázquez y Mª Dolores Avia en su libro “Optimismo Inteligente” son los que me inspiraron para compartir con ustedes este tema y sus conclusiones. Ya hablamos de que la depresión tras una pérdida no es inevitable. Si bien es probable, no es esperable que todos se depriman tras una perdida.

mitos-y-realidadesMITO 2:

El malestar es necesario, tras una pérdida, e indica buena salud mental.

Recuerdo en una ocasión en que un amigo había sufrido una pérdida muy importante y un conocido se me acerca en el velatorio y preocupado me dice: “Fulano está muy bien, no le ha caído la ficha, va a ser peor si no le ayudamos.” La idea del conocido era que “ayudase” a mí amigo a estar peor… lo cual desde el inicio suena muy extraño.

El psicólogo John Bowlby, padre de la teoría del apego, nos hablaba de dos tipos de duelo patológico: el crónico y el ausente, en este mito hablamos del duelo ausente. Otros autores e instituciones de salud mental, recomiendan “ayudar” a quienes “no muestren signos de haber iniciado el duelo.” (p. 246). La psicología tradicional cree que la ausencia de malestar es patológica de por sí y la relaciona con una supuesta negación de la realidad. El sujeto no estaría comprendiendo cabalmente la irreversibilidad de la muerte por ejemplo.

Podríamos argumentar que tanto Bowlby como el resto de la psicología tradicional parten de la idea errada de que el sufrimiento es “necesario” y no tenemos ninguna investigación moderna que abale tal idea. Sólo se sustenta en el sentido común, y en este caso, no es suficiente. La visión tradicional considera a la depresión en este caso como terapéutica. Puede ser que lo sea en ocasiones, pero no en todos los casos y desde luego no podemos desde nuestro rol promoverla. Por lo contrario, investigaciones recientes demuestran que aquellas personas que sí sintieron una depresión tras una pérdida aumentan mucho sus chances de permanecer deprimidas meses e incluso años después del suceso.

Investigaciones llevadas adelante por: Lund y cols (1985-1986), Bornstein (1973), Vachon y Rogers (1982) y Bonanno (2002) en viudos y viudas demostraron que aquellos que manifestaban una mayor respuesta depresiva, malestar, indefensión, soledad, etc. aumentaban sus posibilidades de malestar psicológico meses después. Por lo contrario, los estudios también demostraron que aquellos viudos que no manifestaron inicialmente reacciones de malestar severo inicialmente, tampoco sufrían posteriormente depresiones o crisis. Lo cual viene a barrer con la idea de que si inicialmente no estás mal estarás mucho peor al tiempo.

Wortman y Silver en 1987 y 2002 (Citado por C. Vázquez p. 249) investigaron a  124 padres que habían perdido a un hijo. Se los entrevistó a las tres semanas, tres meses y al año y medio posteriores a la pérdida. Los padres que manifestaron síntomas de depresión a las tres semanas o tres meses continuaban deprimidos, en su gran mayoría al año y medio posterior. En cambio, de aquellos que no manifestaban síntomas depresivos las primeras semanas y meses sólo el 2,5% estaba deprimido a los 18 meses. Se concluyó que la depresión y el malestar inicial no es necesariamente una etapa y no transitarla no te predispone para situaciones peores en el futuro.

Este mito disminuye la confianza en la capacidad humana de ser resistente y resiliente ante situaciones traumáticas. La depresión y malestar sólo viene a sumar dolor a una situación de por sí dolorosa, no contribuye y sobretodo no previene males mayores.

Les deseo una buena semana.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

 Miembro de la Asociación Internacional de Psicología Positiva

ippa-logo

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

 

 

La paradoja del bienestar…

Hola amigos, en la entrada de hoy les acerco una nueva columna del programa “Estemos mejor” que semanalmente hacemos con Cecilia Planes en Radio Continental.

Hoy hablamos de la paradoja del bienestar, desarrollada por Gregg Easterbrook. Quien concluye que a pesar de estar viviendo una época de enorme bienestar para la mayoría de las personas, muchas de ellas se sienten más desdichadas que hace 50 años, con menor sentido de realización y con mayor prevalencia de enfermedades como la depresión o trastornos de ansiedad. Mucho de su trabajo se basa en los hallazgos de Edward Diener.

Edward Diener, psicólogo de la Universidad de Illinois ha publicado varios trabajos a propósito de qué hace felices a las personas. Concluye que:

  • si bien no tener dinero nos hace infelices, tener más que un nivel de clase media no nos hace más felices.
  • el bienestar se incrementa con la edad, asociado a las emociones de agradecimiento y sabiduría.
  • los millonarios no son más felices que el promedio.
  • personas con discapacidades o enfermedades tienen un bienestar mayor que la media, probablemente debido a que valoran especialmente el esfuerzo que les toma el estar mejor.

quote-psychological-wealth-includes-life-satisfaction-the-feeling-that-life-is-full-of-meaning-ed-diener-57-97-07Easterbrook concluye su trabajo con una serie de recomendaciones que acá les compartimos para incrementar el bienestar:

  • El bienestar requiere esfuerzo. No podemos darlo por sentado, debemos cuidarlo y trabajar en su sentido para obtenerlo.
  • El consumo no mejora nuestro bienestar más que por un rato. Tiene un efecto positivo, pero efímero y puede desencadenar una espiral poco sostenible.
  • Los optimistas viven más y mejor que los pesimistas. Se muestran más conformes con sus logros y tienen mejores vínculos.

Muchas de estas conclusiones ya las hemos visto en otras ocasiones anteriores y reafirman el fundamento del trabajo de la psicología positiva.

Les deseo buena semana.

Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar a propósito de los audios que voy subiendo. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

 

La depresión…

Hoy comparto con ustedes un audio del segmento “Estemos Mejor” que hago en Radio Continental con Cecilia Planes, sobre la Depresión.

Parte 1 del programa:

Parte 2 del programa

La depresión es la patología de salud mental más frecuente y que a más personas incapacita en el mundo. Su crecimiento es exponencial y cada vez afecta a personas más jóvenes, lo que está generando en gobiernos y autoridades de salud una preocupación de salud pública. En Europa el 10% de la población sufrirá alguna depresión en su vida, ellos serán el 20% de las consultas médicas, el 52% serán depresiones leves y un 11% graves y discapacitantes. En EEUU las cifras son similares y las pérdidas anuales que causa la depresión en ausentismo, licencias, discapacidades, etc. ronda los USD 33.000 millones.  121 millones de personas la padecen en el mundo entero en este momento según estima la OMS.

Gracias al desarrollo científico de la psicología hoy contamos con precisos instrumentos de medición para la depresión. Podemos saber el grado de depresión que afecta a la persona y  qué pasos a seguir en un proceso conjunto: terapeuta – paciente.  Destaco esto último, porque el trabajo conjunto es imprescindible. El paciente no debe ser un asistente pasivo de su sesión, debe tener un rol lo más activo posible y participar todo lo que pueda, dependiendo siempre de sus posibilidades.

5-formas-de-evitar-la-depresion-y-poder-vivir-mejor-1Para las depresiones severas el tratamiento farmacológico es la 1ª  opción y si se acompaña de psicoterapia mejora el tratamiento. Para depresiones leves a moderadas la medicación especializada no ha demostrado ser más efectiva que el placebo y en cambio la psicoterapia si ha demostrado eficacia, sobretodo en prevenir recaídas.

Existen varios factores que nos predisponen a tener una depresión:

  • Genética: Se ha comprobado una gran heredabilidad entre las depresiones. Si tenemos un padre, hermano o hijo deprimido nuestra chance se incrementa un 60%.
  • Características de personalidad: son aquellos componentes de nuestra personalidad que se han desarrollado desde nuestro nacimiento y a partir de las interacciones con los demás, en especial con nuestros padres.
  • Cuestiones ambientales: aquellas cosas que nos pasan en la vida: duelos, fracasos, pérdidas, cambios traumáticos, etc.

Ningunos de ellos de por sí podría desencadenar una depresión pero la sumatoria la hace más probable. Cada factor va sumando vulnerabilidad.

En cambio también sabemos ciertas cosas que previenen la depresión:

  • Una personalidad extrovertida y sociable.
  •  Lazos familiares estables: no quiere decir que no discutan, tengan desencuentros o problemas, quiere decir que podamos contar con ellos.
  • Amistades
  • Inclusión en actividades sociales: comunidades religiosas, activismo social, voluntariado, etc.-
  • Optimismo.

El psicólogo español Antonio Adserá recomienda 5 cosas que NO hacer con una persona deprimida:

  1. increparla, por qué se siente así.

  2. buscar alguna cosa que ocasione la depresión y luego consolar al depresivo en base a la relación establecida.

  3. convencer, argumentando al depresivo. La depresión es un trastorno emocional, dice Adserá, y no debemos tratarla con lógica racional.

  4. enfadarse con el deprimido, como si fuera de su gusto estar deprimido.

  5. agobiarlo y no ser paciente a que medicamentos y terapia funcionen.

El siguiente cuadro ilustra las características de un cuadro depresivo:

depresion-moderada-psicopatologia-3-638

Espero que el artículo de hoy les sea útil así como el audio del programa. Por favor consulten en los servicios de salud si se sienten así o un familiar está atravesando este trance, debemos facilitar el acceso al tratamiento. Estudios recientes indican que entre el primer trastorno depresivo y la consulta con algún referente de salud pasa una media de 9 años, tiempo en el que pasan muchas cosas.

Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar a propósito de los audios que voy subiendo. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

La autoestima

Hola mis amigos del blog, hoy les traigo un tópico muy recurrente en la consulta, en las conversaciones diarias, en el programa de radio, etc.: La autoestima (AE). Al igual que en la antigua Europa todos los caminos parecían converger en Roma, muchos de los problemas que afectan gravemente nuestro bienestar también parecen conducir a la AE.

Hoy nos basamos en el trabajo del psicoterapeuta canadiense Nathaniel Branden y su libro sobre cómo mejorar la AE.

9788449323478

La autoestima es la suma de la confianza y el respeto que nos tenemos. Una definición simple que encierra una gran cantidad de contenido.

La confianza refiere a la conciencia de autoeficacia, a la memoria que tenemos de nuestra capacidad de resolver y afrontar, a partir de nuestras capacidades, distintos problemas. Muchas veces creemos que no seremos capaces de resolver determinada cuestión y eso afecta a nuestra AE.

El respeto está relacionado por cuánto nos respetamos, con nuestra dignidad. También se relaciona con lo que merecemos, si merecemos ser felices o lo contrario por ejemplo.

Comúnmente creemos que determinadas conductas son propias de una alta AE y es justamente lo contrario:

  • La competitividad beligerante (peleadora).
  • La autoglorificación.
  • El afán de notoriedad.
  • La sobrevaloración.

Es probable que venga a la memoria del lector alguna persona o momento de nuestra vida donde practicamos esa conducta que en realidad estaba sirviendo de fachada. Esta fachada construye lo que llamamos Pseudo (falsa) autoestima y también se relaciona con la obtención y posesión de bienes materiales o popularidad como base de una AE irreal.

La AE SANA viene del interior de las personas y está basada en varios aspectos del ser y no de uno solo. Tampoco estaría en un atributo exterior como un cargo, una profesión o una posesión. La AE sana otorga PAZ a su poseedor, una tranquila seguridad que lo hace sentir confianza en sus capacidades y un respeto interior que avala sus actos.  Por el contrario las personas que tienen problemas con su AE pueden presentar algunos de los  siguientes comportamientos:

  • critican excesivamente a los demás.
  • ante pequeños errores se sienten culpables y desdichados. Terribilizan.
  • necesitan la aprobación de los demás para valorarse.
  • son excesivamente severos consigo mismos.
  • temen al fracaso, al qué dirán, etc lo hace pasivos.
  • pueden tener sentimiento de superioridad, se sienten mejores y distintos a los demás.

Por fortuna muchos investigadores han abordado el tema de la autoestima y decenas de estudios comprueban una serie de recomendaciones que funcionan en aquellos que quieren mejorar su bienestar.

  1. Aprender a aceptarnos tal como somos.
  2. Liberarnos de la culpa.
  3. Vivir de un modo responsable y activo. No esperar que otros se hagan cargo de mi bienestar.
  4. Vivir de un modo coherente entre lo que hago, pienso y digo.

Como resumen los invito pensar en lo siguiente:

  • Las personas con sana AE saben decir si cuando quieren decir si y decir no cuando quieren decir no.
  • Se alegran de ser como son, ni mejores, ni peores que los demás.
  • Se valoran y quieren sin compararse negativamente.

173470-realista-autoestima

Les agradezco, como siempre, los comentarios que me hacen llegar a propósito de los audios que voy subiendo. Las devoluciones son muy importantes para mi. Los animo a hacer más y con gusto trataré temas que ustedes sugieran.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta individual y parejas.

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

help-translate-twitter-into-catalan-afrikaans-ukrainian-greek-czech-or-basque

 

@Lic_R_Martinez

Me siento triste, ¿y qué?

Cuidado, si estás de bajón la lectura de este artículo puede mejorar tu ánimo.

Muchas personas se sienten tristes en ocasiones. Simplemente más apáticos, alicaídos, menos activos y retraídos. Algunos luchan activamente contra esta emoción tan mal entendida hoy en día. Los días invernales, fríos, con poca luz natural, favorecen la aparición de la tristeza. Hoy hablaremos un poco de esta incomprendida emoción tan útil para nuestro bienestar.

Muchas veces, tal como dice la canción de José Luis Perales: “hoy en la mañana me desperté y estabas dentro de mi corazón”. Sin previo aviso la emoción nos invade y ya sentimos como cambia nuestro cuerpo: el ceño se paraliza, los hombros caen, la espalda se encorva. Parecemos más pequeños, gordos/flacos, desarreglados y eso aumenta la velocidad del “cuesta abajo”.  Vamos a andar ese día con la lupa de lo negativo y el lente muy borroso para lo bueno y ¿qué vamos a hacer..?

tristeza-intensamenteNada, no haremos absolutamente nada. La sentiremos,  aprovecharemos para ver lo positivo de la tristeza y no tomarla por el lado negativo con que habitualmente la asociamos. Algunas personas por una cuestión de temperamento tienen una mayor propensión a sentir esta emoción de un modo frecuente. En cambio otras personas raramente la sienten y la razón es la misma: nuestra singular personalidad.

Hoy en día tenemos un mandato que nos presiona a combatir y reprimir toda tristeza. Con fuerza debemos sustituirla por muecas de alegría y grandes dosis de actividades eufóricas. La cultura actual no tolera la frustración, “todo se puede”, “lo quiero ya”, no puedes estar mal ni un instante y en cambio no es así. No nos detenemos a pensarlo y seguimos en un tren que no elegimos tomar.

La felicidad perpetua es un mito, en psicología positiva siempre hablamos de bienestar y ello implica un promedio positivo de emociones. La tristeza es parte de ese promedio y tiene una clara función adaptativa. No es malo estar triste de vez en cuando. Es positivo, nos pone en un estado mental reflexivo e introspectivo, es como correr el antivirus en la computadora. Nos ponemos en un modo de revisión. No nos vendrá mal aflojar el ritmo por un día o unas horas. Tal vez venimos cansados, con mucho trabajo o tenemos preocupaciones por algún tema en particular. También podemos estar conmovidos por un hecho desfavorable, triste e irremediable como la pérdida de un familiar, una enfermedad, etc.paisaje_campo_atardecer

No debemos confundir tristeza con depresión. La depresión es una patología autodestructiva grave y un gran problema de salud pública. La tristeza en cambio no es una enfermedad es una emoción que nos trae a tierra y detiene nuestro vuelo para tomar fuerzas. Una diferencia importante es que el estado de ánimo depresivo propio de la depresión,  no tiene un motivo o causa clara, en cambio quien se siente triste logra identificar muy bien la causa: una frustración, una pérdida, un mal día, etc. La tristeza, dice Walter Riso,  nos pone en una pausa para que ante un hecho adverso conservemos nuestra energía, pidamos ayuda o busquemos soluciones en nuestra memoria para resolver la situación.

Contra la depresión debemos luchar activa y deliveradamente de lo contrario se nos queda a vivir en casa, sólo podemos echarla con la ayuda psicoterapéutica adecuada y una actitud optimista, decidida y positiva. La tristeza en cambio es pasajera, sólo un tiempo y se irá cuando menos imagines.

En futuras entradas a este blog diferenciaremos tristeza de depresión más detalladamente. Finalizamos por hoy con esta frase que atribuyen a los chinos y que explica claramente qué hacer con la tristeza.

b49301641fca4393fe57cbeaca78d861

Te invito a dejar tus comentarios e impresiones son muy importantes para mi. 

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

Siempre y cuando esta tristeza

“Panamá papers” y dónde invertir…

Asombrado estoy con el revuelo alcanzado en todos los medios con esto de los “Panamá papers”. Una serie de filtraciones que comprueban lo que muchos sospechábamos de las grandes fortunas. Fortunas que están muy lejos de nuestras realidades.

Todo esto me ha puesto a pensar acerca de la riqueza y dónde invertir. Siempre pensamos que este es un tema para abogados, economistas, contadores, expertos en finanzas. Jamás pensaríamos en consultar al psicólogo sobre inversiones y quizás no sea muy descabellado.

¿Son los ricos, lindos, populares, etc.  más felices?

936676-llave-dorada-para-abrir-xito-en-las-empresas-foto-de-archivoPues para nuestra sorpresa, la respuesta es un rotundo NO. Uno supondría lo contrario. Pensamos que grandes casas, comodidades, viajes, etc. son la llave dorada a la felicidad.

Les cuento el siguiente caso extraído de “La ciencia de la Felicidad” de S. Lyubomirsky:

Denise era una madre de tres hijos en edad escolar en EEUU. Se había descuidado, dejó su trabajo fuera por trabajar en casa, seguro que más tiempo y con menos gratificaciones. Se sentía fatal y lucía mucho mayor de lo que era. Un buen día es seleccionada por el programa de TV Extreme Makeover (Transformación Total). La hicieron de nuevo prácticamente: lifting, nariz, liposucción, peluquería, vestuario, etc. Parecía 10 años menos en sólo unos días. Se volvió el centro de atención de la familia, amigos y medios. “Me cautivo tanta atención” dice ella después. Todo se le subió a la cabeza. Repensó su matrimonio y meditó en dejar a su marido. Pasado un año este hecho circunstancial  retornó a sus niveles habituales de bienestar. Valoraba el tener menos arrugas y verse mejor pero no entendía que ese hecho le significara una mejora sustancial en su bienestar. Comprendió que hubiera sido un error haberse dejado llevar por la euforia y haber dejado a su marido.

Otros estudios llevados adelante en EEUU prueban que el índice de felicidad no mejora permanentemente luego de tener bienes materiales suficientes o en abundancia (C. Goldberg, “Too much of a good thing”). El dinero si nos hace felices, pero por muy poco tiempo e intensamente. Luego el subidón se nos pasa y volvemos a lo de siempre, incluso si si seguimos conservando el dinero.

¿Qué le paso a Denise? nos podemos preguntar. Algo que nos pasa a todos a diario y más de una vez al día:

Valoramos erróneamente qué nos puede hacer más felices.

Como el caso de Denise hay muchos ejemplos más. Creemos que determinadas cosas nos pueden hacer felices, y es cierto en ocasiones. Nos hacen felices pero por muy poco tiempo. Pasada la novedad volvemos a nuestro nivel habitual de bienestar. Nos pasa a todos pero podemos aprender a manejarlo para aumentar nuestro bienestar.

invertir

Invertir en lo correcto es lo que puede hacer la diferencia. Estudios científicos prueban que aquellas personas que dedican tiempo a su familia y amigos son más felices y presentan mejores niveles de bienestar.

Las buenas relaciones con amigos, familiares y compañeros de trabajo son CLAVES y no deben ser dadas por hecho, son parte de una vida sana y plena. Organizar y participar de eventos, reuniones; promover encuentros, realizar excursiones, conocer gente nueva son todos elementos que fortalecen las relaciones y nuestra vida social. Somos esencialmente  seres sociales no lo olvidemos. Vivimos en una sociedad que promueve el individualismo y el consumo de manera constante pero está en nosotros obrar reflexivamente y poner una pausa.

Las relaciones (parejas, familiares, compañeros, amigos) son complejas, pero son buenas y positivas. Una vez entendido el enorme valor que tienen para nuestra salud y bienestar debemos estar dispuestos a dejar pasar pequeños entredichos, sortear rispideces, a perdonar, a ser compresivos para que lo sean conmigo.

La personas con relaciones sociales más fuertes se enferman menos, viven más y parecen vacunados contra depresiones. Es justamente un estilo de vida individualista la vía segura para la depresión.

Por eso si preguntamos a un psicólogo dónde invertir les diría con total seguridad: invierta en sus relaciones. Invierta en tener relaciones de calidad, fluidas, asertivas y positivas con las personas. 

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

¿Ir al Psicólogo me será útil?

La pregunta es de una respuesta rotunda y simple: SI, claro que si.

Uno de los mitos frecuentes, heredados de la antigua psicología que sólo se enfocaba en lo que iba mal, es que el psicólogo es sólo para locos, personas trastornadas, etc. y en parte es cierto. Si tu estado psíquico está afectado de un modo considerable es oportuno que te atiendas, consultes y recibas tratamiento. Es tu derecho.

05a

Vicente Prieto, un reconocido psicólogo español, define cuándo ir a un psicólogo de una manera genial:

“Cuando una persona valora que no tiene recursos personales para enfrentarse a situaciones que le preocupan, cuando percibe que el problema le desborda, cuando tiene dificultades en la comunicación con otras personas, cuando siente que no controla su estado emocional o tiene dificultades para relacionarse y no es suficiente el apoyo cotidiano de las personas allegadas, es un buen momento para plantearse acudir a la consulta de un psicólogo”.

Vicente Prieto. Psychologies nº 25 (febrero, 2007)

Si te pasa algo de los descripto, es tiempo de que consultes. No hay porque dejar pasar los días sintiéndote mal, sin provecho para ti o los otros. Estar bien debe ser tu estado normal, florecer debería ser tu meta. Todo eso es posible y tienes la muy cerca la posibilidad de comenzar a cambiar: “Empiezo por mi”

Mi modalidad de trabajo promueve aumentar tu bienestar, incrementar tus emociones positivas, tener un estado de ánimo más positivo. todo esto sin desatender problemáticas que ocasionan que te sientas mal, triste, ansioso, deprimido, desorientado, etc.

Lo hemos visto en otras ocasiones pero nunca está de más reiterar qué determina nuestra felicidad:

  • el 50% de nuestro bienestar depende de nuestros genes. Es lo que llamamos nuestro valor de referencia.
  • el 10% de nuestro bienestar depende de las circunstancias de nuestra vida: obtuvimos un ascenso, salvamos un examen, sufrimos un accidente, perdimos un familiar, etc. Pueden aumentar o disminuir nuestro bienestar, pero el efecto no suele ser permanente y volvemos más o menos rápido (dependerá del suceso) a nuestro valor de referencia.
  • el 40% de nuestro bienestar depende de nuestra acciones, por ejemplo: si hacemos actividad física o no, si conversamos con los amigos, si sonreímos frecuentemente o no, si charlamos con extraños o no, etc. etc. La lista de cosas que podemos hacer o no para incrementar nuestro bienestar es enorme y es lo que trabajamos en las sesiones.

Concluímos que tenemos un 40% de chances de ser más felices, de estar mejor, y no sólo para nosotros, nuestro bienestar repercutirá positivamente en todo nuestro entorno.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

vye10dm031214photo01

¿Cuán feliz soy?

Test práctico
La lectura de este artículo insume sólo 9 minutos.
ser2bfeliz
PSICOPOS.COM

Hoy les traigo una muy sencilla herramienta para medir la felicidad subjetiva. Mide cuán felices creemos que somos y esto es, a fin de cuentas, es lo importante.

Si bien, en lo personal, prefiero la palabra bienestar a la de felicidad lo cierto es que se usa casi indistintamente en muchos ámbitos de la psicología positiva. Creo que la felicidad es más efímera, momentos, en cambio el bienestar es una dimensión más global y sostenible, también es más fácil de cuantificar por los equipos científicos que constantemente trabajan en esta área de la salud.

512bonffa3yl-_sy344_bo1204203200_
PSICOPOS.COM

Este test es presentado por la Dra. Sonja Lyubomirsky en su libro “La ciencia de la Felicidad” y constituye una herramienta muy útil para terapeutas y pacientes.

Podemos realizarlo cada 15 días e ir observando nuestro bienestar, poder trazar un promedio o analizar el impacto de hechos que nos estén afectando con sólo ver cuánto varía la medición.

Escala de Felicidad Subjetiva*:

Instrucciones:

Para cada una de las preguntas o afirmaciones siguientes, marca en la escala con un círculo el número que te parece más adecuado para describirte.

1. En general, me considero:

1               2              3              4                5               6              7

muy poco feliz                                                             muy feliz

2. En comparación con la mayoría de mis pares, me considero:

1               2              3              4                5               6              7

menos feliz                                                                     más feliz

3. Algunas personas en general son muy felices y disfrutan la vida, pase lo que pase, aprovechándola al máximo. ¿Hasta qué punto esta descripción es válida para ti?

1               2              3              4                5               6              7

en lo más mínimo                                                  en gran medida

4. Algunas personas en general no son demasiado felices y, aunque no están deprimidas, nunca parecen tan contentas como podrían estarlo. ¿Hasta qué punto esta descripción es válida para ti?

1               2              3              4                5               6              7

en gran medida                                                             en lo más mínimo

 

Calculemos tu puntuación:

Suma los 4 puntos obtenidos y divide esa cifra entre 4.

Obtendrás como máximo 7 puntos y como mínimo 1.

El promedio es entre 4.5 y 5.5 es decir una satisfacción media con la vida.

Habría que trabajar un poco para estar mejor sólo si lo consideras una cuestión importante.

Si tu puntuación es mayor a 5.5 tu vida parece tener un buen nivel de bienestar y felicidad continúa así y te mantendrás saludable por muchos años. Tu influencia positiva se extenderá a tu entorno.

Si tu puntuación es menor a 4.5 tu nivel de felicidad es bajo y deberías tomar acciones para cambiar esta realidad ya que mereces vivir una vida mejor, más plena, con más disfrute y realización.

Recuerda anotar el puntaje obtenido y la fecha, luego volver hacerlo e ir comparando.

 

Si deseas que trabajemos el resultado obtenido así como mucho más, incrementemos tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

*Dra. S. Lyubomirsky, La ciencia de la Felicidad, Ed. URANO 2008 España.