Archivo de la etiqueta: optimismo

Hoy hablamos del optimismo y mucho más en radio

 

Hoy, comparto con ustedes el link de acceso al audio del espacio que tenemos todos los miércoles en Radio Continental a las 12 hs aproximadamente acompañado de la periodista Cecilia Planes. Conversamos sobre optimismo, estilos explicativos, hábitos de las personas felices y el porqué la dieta de noticias funciona. Terminamos dando a conocer un hábito de gran utilidad para incrementar nuestro optimismo.

Pueden escuchar el audio directamente haciendo click en el siguiente link:

http://www.ivoox.com/habitos-personas-felices-optimismo-audios-mp3_rf_17991792_1.html

El clima es importante…

Hola amigos, en este post quiero hablarles de la importancia del clima, pero no el clima meteorológico. Me refiero al clima que logremos en nuestra familia, en nuestro lugar de trabajo, empresa, grupo, comisión, etc. El clima de trabajo es muy importante y determinante para nuestro bienestar y el de las personas que nos rodean.

clima-trabajo

El clima que establecemos con las otras personas es el “aire” que se respira en un grupo y es capaz de transmitir emociones y sensaciones que nos afectan queramos o no. Por ello desde la Psicología Positiva propendemos a que este clima sea lo más positivo posible.

Enumeremos algunas de las ventajas de un buen clima de relacionamiento:

  • Mejora la comunicación.
  • Provee vínculos más genuinos y sinceros.
  • Mejora el bienestar de todos.
  • Potencias las fortalezas personales.
  • Aumenta la creatividad.
  • Bajan las ausencias por enfermedad o el ausentismo.
  • Mejoran los indicadores de satisfacción.
  • Mejora el despeño grupal. Son más que la suma de las partes.

Por lo contrario, si notamos ausentismo, baja motivación, poca creatividad, problemas de comunicación, predominio de comentarios negativos, etc. es evidente que el clima está afectado negativamente.

Es importante que todos los integrantes del grupo conozcan la existencia del “clima” y sean conscientes de su importancia y colaboren para su cuidado. Un clima positivo será benéfico para todos pero en especial para cada uno de los integrantes del grupo.

Conscientes de la importancia del clima de trabajo es que la psicología laboral ha desarrollado técnicas que lo evalúan, pero ha sido la Psicología Positiva quien ha aportado mucho a su mejora ya que se centra en el desarrollo de las potencialidades y fortalezas.

El rol de los líderes del grupo es muy importante para el desarrollo y mantenimiento de un clima positivo. Ellos son protagonistas y quienes más esfuerzo deben dedicar a la mejora y cuidado de un clima positivo.  Son los líderes quienes pueden propiciar la aparición y demostración de emociones positivas tan importantes como la esperanza, el optimismo, el perdón, la compasión y  la gratitud. El resultado global del grupo mejorará. Una empresa obtendrá mejores resultados y no sólo financieros directamente, obtendrá empleados más motivados, comprometidos y dispuestos a dar más cosas por el bien de la organización. En la familia mejorará el relacionamiento y los momentos compartidos serán más placenteros.

Las emociones positivas mencionadas son claves para que nos llevemos mejor y disfrutemos el trabajo o la convivencia.

  • La esperanza en conjunto con el optimismo permiten a las personas sobrellevar momentos malos, de crisis o de dificultades. Extiende la mirada más allá de lo cotidiano y nos permite esperar un futuro mejor. Se la puede incentivar en la familia o empresa diciendo que lo malo de ahora es temporal, es sólo una etapa. Valorando las fortalezas que tenemos y que ellas serán suficientes para sortear los problemas.

hope

  • perdc3b3nEl perdón, permite que renunciemos genuinamente a toda revancha o venganza y demos por cerrado un tema. Perdonar nos permite seguir adelante, construir nuevamente, re enfoca nuestra energía.  En todo grupo suceden hechos que hieren susceptibilidades, daños o afecciones, es casi inevitable. Desde el liderazgo debe reconocerse el daño, ponerse en el lugar del dañado y solicitar el perdón además de adoptar medidas de reparación.
  • compasionLa compasión tiene relación justamente con lo que mencionábamos en el punto anterior: el ponerse en el lugar del otro, entender, empatizar. Darnos cuenta de que hay miembros del grupo que necesitan ayuda y ofrecerla. A veces el simple hecho de adoptar una escucha activa, interesada en los problemas del otro basta para que el otro se sienta comprendido, ayudado y se refuercen los lazos mejorando el clima general.

 

  • La gratitud es el simple gracias. Jefes que habitualmente agradecen a sus empleados todas las acciones obtuvieron un plus en productividad, motivación y baja de ausentismo. Lo mismo se aplica a otros grupos. El gracias reconoce el esfuerzo del otro, lo personaliza, no da por hecha la tarea.

gratitud-2

Cómo contribuir a un buen clima independientemente del lugar que ocupemos en el grupo:

  • Evitar comentarios negativos
  • Perdonando situaciones.
  • Compartiendo mis dificultades y problemas en el grupo. (sólo si el clima ya es positivo).
  • Oyendo y animando a compartir situaciones adversas. (Para propiciar el clima positivo de compasión).
  • Siendo optimista.
  • Compartiendo actividades agradables regularmente en grupo. (Resulta muy beneficioso, une y potencia al grupo aumentando la eficacia.)
  • Es muy importante que incorporemos en el lenguaje cotidiano de la organización, familia o grupo palabras como: compasión, perdón, alegría, esperanza, compartir, optimismo, etc. Un lenguaje positivo posibilita realidades más positivas. 

Te invito a dejar tus comentarios e impresiones son muy importantes para mi. 

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

https://www.facebook.com/psicopos/

skype_std_use_logo_pos_col_rgb  sudriers

Exámenes, vamos a vivirlos positivamente.

Leer este artículo te llevará un tiempito, pero verás que te será útil.

Hola amigos de este blog. Hoy les traigo una noticia que se ha difundido (no me gusta lo de viralizar)  por las redes en estos días. Noticia que apunta a lo que queremos quienes trabajamos en Psicología Positiva.

Esta nota fue dejada por una profesora de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, universidad-jauretchede Buenos Aires. La Gaceta de Tucumán señala que la docente notó el estado de ansiedad que los exámenes provocan en sus alumnos y tomó la decisión de ayudarlos de este sencillo pero eficaz modo. Elaboró una simple esquela resaltando con mayúscula y subrayado conceptos o palabras claves.

No he encontrado aún el nombre de la profesora ni la materia que dicta, supongo que aparecerá en los días venideros. Lo que si podemos intuir es el marcado optimismo que la docente tiene y el sincero deseo de acompañar a los alumnos en una instancia estresante para que les vaya lo mejor posible.

Los exámenes son siempre la némesis de los estudiantes, sin importar la edad, curso, profesión o grado. Siempre se ha dado una valoración negativa a estas instancias, se han convertido en la imagen perfecta de la asimetría existente entre docentes y alumnos, o entre examinador y examinado. Sin embargo, los exámenes son un recurso válido, efectivo y relativamente económico para evaluar lo aprendido o los conocimientos  de una persona.

Analicemos juntos el contenido de la nota:

tiempo-reasonwhy-es_TENEMOS TIEMPO DE SOBRA: habitualmente los examinados temen que tiempo se agote sin pensar que el exámen ya se hizo con la idea de que el tiempo nos de para hacerlo y nos sobre. Cada uno debería ordenarse según su propio estilo de trabajo. Algunos de nosotros preferimos hacer los difícil primero o lo que suponemos nos insumirá más tiempo y dejamos para el final del examen lo “fácil” porque lo tenemos claro y escribirlo será sencillo. Otras personas hacen justamente lo contrario: Primero lo fácil y luego nos concentramos en lo difícil.

Una buena medida es concurrir con reloj al examen y dividir el tiempo asignado entre las preguntas. Si tenemos una hora para 6 preguntas, 10 minutos para cada una estará bien, por ejemplo. Otra opción es no pensar demasiado en el tiempo, hacer eso nos sumaría un estrés extra al nerviosismo propio de la situación, nuestra conducta al respecto puede hacer una gran diferencia.

7b5c86a8d531a69e9c12c57a0926aa11CONFÍE EN SUS RECURSOS UD. SABE: Si el examinado ha estudiado y/o asistido a clases y ha participado positivamente de todo el proceso que está culminando con el examen no debería ponerse nervioso. Los conocimientos están dentro nuestro, quizás no a mano, quizás no surjan ante la primera pregunta pero nuestros pensamientos nos suelen jugar una mala pasada. Habitualmente pido a mis consultantes que ante situaciones de este tipo recurramos al MEDITAR un momento, paremos el carrusel permanente de pensamientos frecuentemente negativos en esta situación que sólo traen consigo: ansiedad, miedo, deseos de huir, etc. y concentrémonos en nuestra respiración, en el aire que entra y sale por nuestra nariz, en el frío que provoca, en la calma que trae. Visualicemos por un instante un paisaje calmado, imaginemos nuestro éxito, veamos lo bien que nos va, valoremos positivamente con mucha esperanza todo el tiempo destinado a estudiar y a asistir a clases. Será sólo un par de minutos,  en un exámen de una hora sólo un 3,3%, nada practicamente pero sin duda marcará la diferencia.

responsableUD DARÁ LO MEJOR DE SÍ SIN NINGUNA DUDA, ESTÁ AQUÍ POR SU VOLUNTAD, NO SE PRESIONE, CONFÍE: Este fragmento de la nota es la esencia del pensamiento positivo, la esperanza y la calma de la profesora. Ella responsabiliza al estudiante pero tiernamente, lo valora e insta a confiar en sí mismo. ¡¡¡Cuánto hubiera dado por una profesora así!!! Como dice el refrán se obtiene más con miel que con hiel. Muchos docentes sienten que reafirman su autoridad con una actitud hostil y de temer sobretodo en los exámenes, cuando está demostrado que obtendrían mejores resultados con este tipo de técnicas al momento de examinar. LA profesora reafirma el carácter VOLUNTARIO del asistente al examen: UD ESTÁ AQUÍ POR SU VOLUNTAD, hace responsable al estudiante por el resultado y fija un límite con firmeza pero sin brusquedad. Esto aplica a estudiantes adultos y no necesariamente a estudiantes de enseñanza media, aunque con ellos se podría usar, algo como: Ud está aquí porque sabe que es lo mejor para su futuro. Finalmente los anima a confiar en sus recursos internos, una palamadita en la espalda anímica.

Esto es un parcial, simplemente está escribiendo sobre lo que sabe de lo que  ha elegido estudiar. TODO VA A ESTAR BIEN. Acá la docente recurre a la perspectiva como fortaleza y relativiza la importancia misma del examen y calma a los estudiantes. kcs_adf6fd44Bueno, es sólo un examen no es el fin del mundo, una instancia de tantas en una carrera. Nada se destruirá o acabará el mundo. Sonará loco plantearlo en estos términos, pero el estudiante en pleno ataque de pánico o nervios por la situación siente como real la posibilidad de una debacle sino del mundo si de su vida tal como la conoce. Es un pensamiento absolutamente irracional y que no resiste el menor análisis pero en ese momento es muy poderoso y puede obturar los delicados mecanismos cognitivos que permiten demostrar lo que sabemos. El “todo va a estar bien” conjura el efecto del pensamiento irracional.

Finaliza con: SONRÍA, ES UN NUEVO Y HERMOSO DÍA: El mundo no se acabará, lo bello sigue siendo bello, relajémonos, disfrutemos de esta instancia. Sonreír nos relaja así como la contemplación y admiración de la belleza simple de las cosas: el sol, el cielo, el aire fresco, etc.

mix-hd-wallpapers-pack-44-47-650259-1024x640Durante el curso la actitud docente  debiera siempre se optimista, realista y asertiva. Es decir, esperar lo mejor del alumno (optimismo), ser consciente de sus posibilidades, limitaciones y potencial (realismo), ser claro con lo que se imparte, pretende y cómo serán las reglas de trabajo (asertivo). Esto favorecerá el vínculo, el intercambio y sobretodo el objetivo de ambos: el aprendizaje. No olvido que la actitud del estudiante también debiera ser compatible con este enfoque, pero que ella esté ausente no debe justificar una actitud pasiva del docente sino lo contrario ya que esta actitud positiva lo beneficiará mucho a él. La profesora de la nota sin duda obtiene más satisfacción de su trabajo, se realiza más y además obtiene mejores resultados, o al menos debería ser así según la literatura científica al respecto.

Te invito a dejar tus comentarios e impresiones.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

Hacia una fertilidad positiva

Esta semana hemos sido conmovidos por una gran buena noticia. Nació Valentino, el primer bebé venido al mundo gracias a la Ley de Fertilidad asistida aprobada en 2014. A partir de este hecho he decidido presentarles un aporte desde la Psicología Positiva a parejas con problemas de fertilidad.

Expertos en reproducción humana consideran que una pareja en edad fértil no debiera infertilidad-y-genero-v2tener complicaciones para concebir si no usan métodos anticonceptivos y si hacen el amor, al menos, los días cercanos al periodo de ovulación. Sin embargo un porcentaje  de entre un 10% y 15% de las parejas presentan problemas de fertilidad. Las causas pueden ser diversas y estas se distribuyen casi por igual en hombres y mujeres. Muchas causas dependen de ambos miembros de la pareja (39%) y un 8% es de causa desconocida.

embarazo-psicologicoEn lo personal, concuerdo con expertos que puntualizan que el embarazo físico tiene una contraparte psicológica, la cual comienza en ocasiones mucho antes de la concepción, otras en el mismo momento o mucho después de la concepción.  Al igual que el útero se prepara para alojar al embrión, nuestra cabecita ha de acomodarse. En el caso de parejas con problemas de fertilidad, este proceso comienza mucho antes, quizás años antes de que nazca el bebé. En el caso de embarazos no programados, al menos conscientemente, la cabeza de los padres comenzará a prepararse luego.

Es muy importante que las parejas con problemas en general y con problemas de fertilidad en particular consulten  y reciban orientación, consejo y apoyo del psicólogo. Con las parejas se pueden trabajar distintos puntos en pos de colaborar con el proceso y acompañarlos hacia una fertilidad positiva.

Antes de tener un hijo debemos revisar la razones y oportunidad de un embarazo:

  • Es algo natural a lo que hemos llegado como pareja.
  • Es para hacer feliz a …
  • Es contrarreloj… soy mayor de…
  • Quiero demostrarle mi amor con un hijo…
  • Un hijo lo retendrá más tiempo a mi lado…
  • Quiero algo totalmente mío…
  • Adoro la ropita y cositas de bebé, quiero uno…
  • Con un hijo seré alguien…

Me dirán que algunas opciones son algo descabelladas, pero créanme, las he oído todas. También podemos inferir que la primer razón pareciera la más saludable y la que traerá más bienestar a padres e hijos y es cierto, pero muchas veces se tienen hijos por las razones equivocadas.

Tener un hijo debería ser una decisión consciente de una pareja de adultos responsables que sienten que un hijo es lo más natural que podría pasar en su pareja. Es un gran reto para los padres y la familia y va implicar grandes cantidades de compromiso, esperanza, optimismo, persistencia y responsabilidad. También deparará ingentes cantidades de alegría, regocijo, orgullo y bienestar.

Las parejas con problemas de fertilidad deben trabajar exhaustivamente en la esperanza, en la creencia de un futuro mejor y en que las dificultades actuales son pasajeras y superables. parejas20infc3a9rtiles

Apoyarse mutuamente no sólo les permitirá sobrellevar mejor esta etapa sino que les permitirá salir fortalecidos tal como demuestran investigaciones sobre el crecimiento postraumático. Es cierto que muchas parejas no soportan la presión y se desintegran ante la imposibilidad de concebir, pero también es cierto que muchas otras se reafirman en sus vínculos y una vez pasada la dificultad, habiendo tenido hijos o no, demuestran estar más fuertes y con un buen nivel de bienestar.

asertividadEs crucial que la pareja tenga entre sí y con el equipo de salud una comunicación asertiva. En esta clase de comunicación, siempre dejamos claro qué queremos, cómo lo queremos y cómo queremos que se nos trate. Siendo siempre educados y respetuosos del otro. Evacuamos todas las dudas cuando surgen y evitamos la rumiación (repetir y repetir) mental de ideas. En realidad la comunicación asertiva es un consejo para toda la vida.

No es recomendable que la paternidad sea el centro de la vida de alguien, como tampoco lo debiera ser el trabajo, el ocio, el estudio, o cualquier otra actividad en principio positiva. Nuestra vida será más rica y completa si tenemos un adecuado mix: un poco de esto, otro tanto de aquello y mucho de tal cosa. Centrar nuestra realización, metas, objetivos, etc. en un hijo y depositar en él expectativas, sueños, y anhelos propios es la receta perfecta para un perfecto desastre. Evitemos caer en ello. Las parejas con dificultades para concebir suelen centrar su vida en eso y si bien es importante, puede generar un estrés que muchas veces será contraproducente.

Para finalizar les dejo unas recomendaciones generales para las parejas con problemas de fertilidad, pero que podrían ser aplicadas en general:

  • Un actitud optimista es clave para el éxito y el bienestar general.
  • Evitemos culpabilizar al otro, a la familia o mi mismo, la culpa es una emoción muy negativa y detiene el crecimiento y el desarrollo.
  • Cultivemos la esperanza, tengamos fe en que superaremos este trance, es bueno ejercitar la espiritualidad, nos hará sentir más felices y plenos.
  • Confiemos en nuestra pareja, cuidemos la pareja, es una construcción muy delicada y requiere mantenimiento diario.
  • Mientras el bebé no llega ocupemos nuestra atención en otras actividades, busquemos un pasatiempo nuevo, estudiemos algo, consigamos una mascota. Ayudará a bajar la tensión, relajar el ambiente y evitará que nos obsesionamos con un tema.
  • Hacer el amor por gusto y con gusto, no porque se tiene que hacer. Es una acto de comunicación y amor más allá de un fin reproductivo.
  • Disfrutemos esta etapa a pesar de las dificultades. Siempre se puede ver lo positivo.
  • Controlemos las expectativas, si son elevadas generan ansiedad y si no se cumplen, todas o en parte, la frustración puede ser muy grande. Reservemos lugar para la sorpresa.
  • Finalmente: lo mejor que puedes hacer para que tu hijo sea feliz es ser tu mismo feliz, tener un buen nivel de bienestar. La felicidad se contagia y se aprende.

image-24488

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

cropped-fondo.png

Cómo reaccionamos ante la adversidad…

En este blog me dedico a contarles de esta nueva corriente de la Psicología con la cual trabajo y vivo: la Psicología Positiva (PP) o de lo Positivo, como gusta en llamarle Carmelo Vázquez, un psicólogo español especializado en esta rama. Hoy les contaré sobre uno de los temas claves de la PP: el estilo explicativo.  Desarrollado por Martin Seligman en su libro “La auténtica felicidad”.

estilo explicativo psicoposEl estilo explicativo, es cómo explicamos nuestra vida y los hechos acaecidos en nuestro entorno, es cómo reaccionamos ante la adversidad. El estilo explicativo es determinante del grado de bienestar que conseguimos, la felicidad alcanzada y la calidad de las relaciones que establecemos.

Pero para comprender esto mejor detengámonos un momento: ¿qué pensamos cuando nos sucede un evento adverso?… ¿cómo reaccionamos? Tendemos a pensar que todos reaccionamos del mismo modo o muy parecido y eso no es así, al menos en el común de los casos. Científicos han logrado develar que básicamente hay dos estilos para explicar lo que nos pasa: uno optimista y otro pesimista.

ser-mi-pesimistaAnte un hecho adverso las personas pesimistas tienden a pensar que es uno más de las cosas malas que le pasan; son eventos permanentes y estables. “Siempre me pasa a mi”, “nunca se acaba la mala racha”.

Toda su vida, día, percepción del momento, etc. se ven teñidos de negatividad. Hay una generalización excesiva e infundada y universal. “Todos los hombres/mujeres son iguales”, “Los políticos son…”, “Siempre mi suegra…” etc.

Finalmente, tienden a culpabilizarse o responsabilizarse de un modo exagerado, la causa está en mi: “es mi culpa”, “Siempre hago lo mismo”, “no logro nada bueno”.

En cambio si el hecho es positivo lo minimizan y reducen a un “golpe de suerte”o “casualidad”, no durará por siempre: “lo bueno dura poco” y la causa suele ser externa y no fruto de mi esfuerzo, trabajo o talento.

optimismoComo contraparte las personas optimistas piensan de un modo distinto. Ante la misma adversidad suelen pensar que es un evento circunstancial y pasajero. “a veces pasan cosas así”.

Dimensionan acertadamente el evento negativo, no lo generalizan, son específicos y concretos. Una gotera no arruina toda la casa. Un rayón no descarta todo el auto.

Atribuyen la responsabilidad más acertadamente. Responsabilizan a las circunstancias, a personas concretas o a ellos mismos si así ha sido sin caer en culpas exageradas.

Por su parte cuando un hecho positivo les sucede creen que es “uno más”, lo generalizan y lo suman a su lista de cosas buenas y creen generalmente que se debió a su talento o esfuerzo.

En mi experiencia he notado que no hay personas con un estilo “puro”, siempre aparece mezclado, pero es el predominio de un modo sobre otro lo que nos da qué estilo explicativo utiliza. En función del estilo utilizado tendremos unos u otros resultados.

El estilo dominante es determinante en la calidad de las relaciones que establecemos, el bienestar que alcanzamos y el cuán felices nos sentimos.

Te invito a que reflexiones sobre tu estilo, seguro ya habrás sacado alguna conclusión y te has visto en alguna de las frases de ejemplo. Tener presente nuestro estilo dominante es muy saludable y contribuye positivamente a sentirnos mejor.

Lo más importante es que podemos aprender a tener un estilo más optimista, a dimensionar más acertadamente y a no culpabilizarse exageradamente a partir del trabajo desde la PP.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

Comienzo de clases: ¿problema o oportunidad?

El comienzo de clases suele ser una de las etapas claves en el año de aquellas familias que tienen integrantes en formación, ya sean niños, adolescentes, jóvenes, etc.

Al menos en Uruguay, muchas cosas parecen no comenzar hasta el reinicio de clases y de hecho es natural que así sea, no es una cuestión de tranquila idiosincrasia, es una realidad práctica.

Las familias deben reacomodar sus rutinas a los horarios de clases de las instituciones, profesores y clubes. Muchas veces nuestros hijos asisten a centros distintos (primaria uno, secundaria otro, etc), a veces uno está cerca otro lejos. Se debe prever el transporte, que para mejor suele cambiar sus horarios de verano por los de invierno en la misma fecha.

Todo en su conjunto parece la receta perfecta para elevar los niveles de ansiedad, estrés y caos incluso en la más calmada de las familias. La onda expansiva llega mucho más allá de las familias con alumnos. Docentes, administrativos, y hasta trabajadores de comercios, transporte, seguridad, etc. asisten a un cambio de rutinas.

Ante este aluvión de hechos sumamente movilizantes debemos tener presentes algunos conceptos para sobrellevarlo de la mejor manera y si nos basamos en un estilo optimista para interpretar la realidad los resultados para nuestra salud y el bienestar de la familia serán mucho mejores.

Ante el comienzo de clases debemos pensar que…

  1. Es previsible: Si bien todo parece ser caótico, desde hace tiempo ya sabemos del comienzo de clases y los cambios que apareja. Si somos previsores y evitamos el “último momento” estaremos más en control y evitaremos demoras y ansiedad.
  2. No me pasa a mi solo: Es una realidad que afecta a miles de personas con las que compartimos esta sociedad. La causa no está en mí, es un evento de la realidad y no tiene como fin ensañarse con nosotros, hacernos infeliz o agregarnos un problema a nuestra vida.
  3. Es pasajero: Debemos tener presente que es sólo una etapa del año. Lentamente iremos acomodando las rutinas y desempolvando las que teníamos archivadas desde el año pasado. No va a durar para siempre.
  4. Tiene un objetivo sumamente positivo: La formación de nuestros hijos incide positivamente en toda la familia. Estudios recientes demuestran que la formación de cualquier miembro del núcleo familiar contribuye positivamente al bienestar general de la familia. Se incorporan nuevos conocimientos, se experimentan emociones positivas de alegría, realización, esperanza, orgullo, etc.
  5. Compartir es clave: Compartir nuestro estado emocional es de gran ayuda y sirve para que analicemos y veamos desde otra perspectiva las situaciones que nos afectan. Podemos recurrir a personas que estén enfrentando esta situación, nuestra pareja, amigos o a nuestros mayores que sin duda lo recuerdan con añoranza y nos lo harán ver diferente. Si esto no parece funcionar recuerda que siempre estamos los profesionales de la salud para ayudar.
  6. Mantener nuestro centro: es imprescindible que desconectemos un poco el televisor y dejemos de recibir ofertas de mail que sólo pretenden hacernos caer en una paranoía consumista. Año a año repiten lo mismo: “oferta limitada”, “últimas unidades”, “edición limitada”, etc. y los chicos se suman a las tendencias de la “moda” y uno cede con tal de que sean felices, cuando la felicidad pasa por otro lado, como se comprueba día a día.  Mejor revisar lo que tenemos en el cuarto del fondo y ver que útiles aún sirven, intercambiar libros, etc. Nuestra actitud de consumo responsable y cuidadoso se pasa también a la familia y los hará sentirse más plenos, calmados, en control e independientes de la vorágine.. conservemos nuestro centro.
  7. La actitud optimista se transmite: Si asumimos esta etapa con alegría, entusiasmo y esperanza lograremos también transmitir esta emoción a la familia y sobretodo a los niños que comienzan que sin duda están más preocupados de lo que lo pueda parecer. Estaremos enseñándoles que enfrentar con una actitud optimista los inconvenientes, que inexorablemente tenemos en el día a día, no sólo produce que estos se resuelvan de mejor modo sino que mientras esto ocurre evitaremos sobrecargarnos de emociones negativas y conservaremos nuestro bienestar y una mejor salud general.

Por todo lo expuesto, si seguimos estas simples pautas, sin lugar a dudas el comienzo de clases es para las familias una oportunidad. Oportunidad para experimentar nuevas emociones, incrementar el bienestar y disfrutar mucho esta peculiar etapa de la vida.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

28716_506
PSICOPOS.COM