Archivo de la etiqueta: roberto martínez

“Con los niños me quedo yo…”

Los hijos después de la separación: la tenencia compartida es lo mejor para todos.

Cuántas veces hemos oído esta frase en distintos ámbitos: amigos que se divorcian, en la familia, situaciones que nos comentan, pacientes en la consulta, etc. Siempre lo oímos de adultos pero por lo general desconocemos la opinión de los niños involucrados.

41Esta semana fui invitado al programa de la comunicadora Cecilia Planes en Radio Continental  para participar en un debate sobre la “Tenencia Compartida” de los hijos tras la disolución del vínculo conyugal. Compartí la mesa con una abogada y un activista por el derecho de los padres a tener acceso a la custodia compartida de los hijos. Fue muy enriquecedor y me gustaría dejarles acá varios puntos que considero importantes:

  • Con la tenencia compartida ganamos todos: La tenencia compartida no debería ser una alternativa sino la opción de cabecera. La crianza no debería ser efectuada por uno de los padres si están ambos. La separación no es excusa para renunciar al ejercicio de nuestro derecho como padres y privar a los hijos de su derecho de tener a ambos padres en su vida de un modo constante. Estudios  demuestran que ya a partir del 3º mes el bebé tiene sólidos nexos con AMBAS figuras parentales y las funciones de ambas son similares y complementarias. (Fox, N.A.; Kimmerly, N.H.; Schafer, W.D., “Attachment to mother/attachment to father: A meta-analysis”,Child Development, 1991, 62, pp. 210-225.  )
  • Madre y padre son iguales: Existe una tendencia a considerar a la madre la idónea para la crianza mientras que el padre debería demostrarlo. Esto es un prejuicio y un vestigio de una sociedad machista que tenía roles más estáticos y que no se adecúa a la realidad actual. Si el padre está en sintonía con la crianza del hijo puede ser igual de sensible y responder del mismo modo que una madre comprometida con tal fin. Por otra parte varios estudios prueban que los niños criados por ambos progenitores de un modo activo y comprometido, más allá de que estén juntos o separados, son más seguros, maduros afectivamente y desarrollan mejores vínculos y tenemos más probabilidades de tener un adulto sano y afectivamente maduro. ( Cherlin, A.J.; Chase-Landsdale, P.L.; McRae, C., “Effects of parental divorce on mental health throughout the light course”, American Sociological Review, 1998, 63, pp. 239-249. )
  • Perspectiva: Cuando estamos en un proceso de divorcio solemos perder la perspectiva porque estamos absorbidos por la crisis de separación. Lo urgente, los cambios, la necesidad de lidiar con una tormenta de sentimientos y además tomar decisiones nos puede nublar la perspectiva. Nuestros hijos son lo principal y  debemos tratar de que salgan los menos golpeados del proceso. Debemos pensar en lo mejor para ellos no sólo ahora sino en lo que será mejor para su desarrollo y madurez como adultos. Lo adultos que cuando niños pasaron por divorcios tormentosos tienen altas probabilidades de tener parejas inestables y a su vez atravesar separaciones dolorosas.
  • Siempre seguiremos siendo pareja: Tras la disolución de la pareja, es frecuente que aparezca el deseo de anular, de borrar al otro, que desaparezca de nuestras vidas de forma radical. dato-coordinadora-mujer-bolivia-divorcios_lrzima20131123_0024_11Vemos esta escena en muchas ocasiones, se rompen fotos, se tiran posesiones por la ventana, se destruye todo lo que evidencie que alguna vez existió una pareja. Es una ilusión. Se habrá disuelto la pareja conyugal, pero a partir de la separación y teniendo hijos persiste la pareja parental. La tenencia de hijos une a nuestras familias a través de un vínculo que es indisoluble a pesar de los avatares. Los miembros de la ex pareja deben entender esto y asumir lo que son ahora: una pareja parental. La mayor responsabilidad que tienen es velar por el completo desarrollo de sus hijos.  Son muchos años por delante donde se seguirán viendo, compartiendo espacios y participando de la vida familiar. Debemos preservar ese vínculo, por la salud de todos y sobre todo por los hijos.
  • Debemos estar alerta a los síndromes pos separación: luego de la separación son frecuentes ciertos comportamientos que pueden terminar convirtiéndose en un síndrome más complejo. El más frecuente es el SAP: Síndrome de Alienación Parental presentado por el Dr. Richard Gardner. En él uno de los padres hace una especie de lavado de cerebro sobre el hijo, inoculando ideas falsas sobre el otro, hablando mal, victimizandose y manipulado a los hijos a su favor. Todo con el objeto de alejar y destruir el vinculo que ese hijo pueda tener con el progenitor, obtener más dinero de parte del padre y ser el centro de la atención. Lo que el padre alienado no sabe es que este comportamiento tarde o temprano se volverá contra sí mismo, las malas intenciones, la energía negativa que se genera intoxican al niños y vician todos los vínculos, se obtura el desarrollo afectivo del niños y se hipotecan las posibilidades de una adultez sana y plena.

La solución depende de nuestras actitudes si nosotros queremos:

  • La tolerancia, el perdón y la esperanza deberán ser parte de todos los días.
  • Nuestros hijos aprenden más de lo que hacemos que de lo que decimos. No lo olvidemos.
  • Promovamos un estilo optimista de ver la vida.
  • Lo más importante es el bienestar a largo plazo de nuestro hijos.
  • La mayoría de las parejas parentales, pasado un tiempo logran resolver la situación.
  • La psicolología positiva nos da herramientas útiles y eficaces para tratar esta etapa.

custodia-compartida3

El divorcio y la separación son momentos claves de la vida. No dudes en consultar con un profesional para acompañarte en este proceso y contribuir a que realices un proceso más sano, que salgas fortalecido y maduro para  tener vínculos más saludables con tu ex, tus hijos y la familia, no sólo ahora sino en el futuro. Estoy a tus órdenes para apoyarte. 

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

El encanto de los Test…

Los Test son muy seductores, nos hablan de nosotros y eso a todos nos gusta, sobretodo los que hoy les recomendaré que son se hacen on line y los resultados son inmediatos.

Más allá de ese aspecto tan narcisista son uno de los instrumentos privilegiados de los psicólogos, tal como son los análisis clínicos para el médico. Los que usamos en psicología se llaman Tests Psicológicos y fueron desarrollados con el fin de conocer mejor un aspecto específico de la personalidad: inteligencia, aptitudes, motricidad, deterioro, etc o bien la globalidad de la misma. Estos últimos son los tests de personalidad de los cuales hay muchos y por lo general se inspiran en una teoría en particular: psicoanalíticos, cognitivo-conductuales, gestálticos, junguianos,  etc. Al finalizar la prueba se obtienen datos comparables y eso permite precisar el diagnóstico. Los buenos test no son fáciles de hacer, son sumamente costosos y se requiere el trabajo de un capacitado y experimentado equipo científico para su elaboración.

(Para ir a cada test recomendado basta con hacer click en el texto coloreado.)

En primer lugar quiero recomendarles que hagan el  Cuestionario VIA de Fortalezas Personales. 245px-logo_upenn_04Está en la página de la Universidad de Pensilvania, epicentro de la Psicología Positiva. Este cuestionario les permitirá identificar claramente cuales son sus fortalezas. Aquellas cosas que les producen gran bienestar al realizarlas, que naturalmente se les dan bien. Identificar nuestras fortalezas es clave para conseguir un bienestar duradero y sostenible. Este cuestionario tiene una altísima validación y sus datos son muy precisos. En el enlace que les recomendé hay muchos otros test, sería muy bueno que los hicieran y vieran los resultados obtenidos. El Cuestionario de Felicidad General evalúa cuán felices nos sentimos ahora. Un dato importante para guardarlo y tomar el test de nuevo pasados algunos meses y comprobar cambios.

En otro orden, hay test que no tienen tanto valor diagnóstico sino que más bien buscan poner nuestra particular personalidad en un cuadro, casillero, tipo, etc. Cada uno de nosotros tiene un conjunto de factores que determinan que nuestra personalidad sea X o Z.

4El Test de los Temperamentos es un clásico, se basa en la teoría de los humores de Hipócrates: Sanguíneo, flemático, melancólico y colérico. Cada temperamento tiene combinaciones que lo hacen más profundo y acertado.

home-16personalitiesFinalmente quiero recomendarles que visiten  el Test de 16 personalidades. Es un test basado en la teoría de Karl Jung y este test está basado a su vez en el Test de Myers-Briggs. Es divertido de hacer y nos clasifica en uno de los 16 tipos de personalidades que considera a partir de 4 grandes campos:

  • Analíticos: arquitectos, lógicos, comandantes e innovadores.
  • Diplomáticos: abogados, mediadores, protagonistas y activistas.
  • Centinelas: logistas, defensores, ejecutivos y cónsules.
  • Exploradores: Virtuosos, aventureros, emprendedores y animadores.

Y seguiremos más adelante con muchos más, debo advertirles que test hay muchos pero debemos estar atentos a no caer en el Efecto Forer (Falacia de Validación Personal). Es un problema que tienen los malos test, los oráculos, las predicciones, etc. Una persona recibe del test, horóscopo, etc. datos muy generales e inespecíficos pero que ella cree que son personalizados. Esto la induce a creer en la veracidad de los mismos y fiarse de ellos, cosa que induce a errores.

Lo cierto es que los test son de gran ayuda, contribuyen a conocernos mejor y conocer a nuestro entorno más adecuadamente y a partir de ese conocimiento podemos establecer mejores relaciones, conformar mejores equipos o delegar mejor las tareas. Los invito a dejar sus comentarios, a hacer los test y pasar un buen rato.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

Cómo reaccionamos ante la adversidad…

En este blog me dedico a contarles de esta nueva corriente de la Psicología con la cual trabajo y vivo: la Psicología Positiva (PP) o de lo Positivo, como gusta en llamarle Carmelo Vázquez, un psicólogo español especializado en esta rama. Hoy les contaré sobre uno de los temas claves de la PP: el estilo explicativo.  Desarrollado por Martin Seligman en su libro “La auténtica felicidad”.

estilo explicativo psicoposEl estilo explicativo, es cómo explicamos nuestra vida y los hechos acaecidos en nuestro entorno, es cómo reaccionamos ante la adversidad. El estilo explicativo es determinante del grado de bienestar que conseguimos, la felicidad alcanzada y la calidad de las relaciones que establecemos.

Pero para comprender esto mejor detengámonos un momento: ¿qué pensamos cuando nos sucede un evento adverso?… ¿cómo reaccionamos? Tendemos a pensar que todos reaccionamos del mismo modo o muy parecido y eso no es así, al menos en el común de los casos. Científicos han logrado develar que básicamente hay dos estilos para explicar lo que nos pasa: uno optimista y otro pesimista.

ser-mi-pesimistaAnte un hecho adverso las personas pesimistas tienden a pensar que es uno más de las cosas malas que le pasan; son eventos permanentes y estables. “Siempre me pasa a mi”, “nunca se acaba la mala racha”.

Toda su vida, día, percepción del momento, etc. se ven teñidos de negatividad. Hay una generalización excesiva e infundada y universal. “Todos los hombres/mujeres son iguales”, “Los políticos son…”, “Siempre mi suegra…” etc.

Finalmente, tienden a culpabilizarse o responsabilizarse de un modo exagerado, la causa está en mi: “es mi culpa”, “Siempre hago lo mismo”, “no logro nada bueno”.

En cambio si el hecho es positivo lo minimizan y reducen a un “golpe de suerte”o “casualidad”, no durará por siempre: “lo bueno dura poco” y la causa suele ser externa y no fruto de mi esfuerzo, trabajo o talento.

optimismoComo contraparte las personas optimistas piensan de un modo distinto. Ante la misma adversidad suelen pensar que es un evento circunstancial y pasajero. “a veces pasan cosas así”.

Dimensionan acertadamente el evento negativo, no lo generalizan, son específicos y concretos. Una gotera no arruina toda la casa. Un rayón no descarta todo el auto.

Atribuyen la responsabilidad más acertadamente. Responsabilizan a las circunstancias, a personas concretas o a ellos mismos si así ha sido sin caer en culpas exageradas.

Por su parte cuando un hecho positivo les sucede creen que es “uno más”, lo generalizan y lo suman a su lista de cosas buenas y creen generalmente que se debió a su talento o esfuerzo.

En mi experiencia he notado que no hay personas con un estilo “puro”, siempre aparece mezclado, pero es el predominio de un modo sobre otro lo que nos da qué estilo explicativo utiliza. En función del estilo utilizado tendremos unos u otros resultados.

El estilo dominante es determinante en la calidad de las relaciones que establecemos, el bienestar que alcanzamos y el cuán felices nos sentimos.

Te invito a que reflexiones sobre tu estilo, seguro ya habrás sacado alguna conclusión y te has visto en alguna de las frases de ejemplo. Tener presente nuestro estilo dominante es muy saludable y contribuye positivamente a sentirnos mejor.

Lo más importante es que podemos aprender a tener un estilo más optimista, a dimensionar más acertadamente y a no culpabilizarse exageradamente a partir del trabajo desde la PP.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

Comienzo de clases: ¿problema o oportunidad?

El comienzo de clases suele ser una de las etapas claves en el año de aquellas familias que tienen integrantes en formación, ya sean niños, adolescentes, jóvenes, etc.

Al menos en Uruguay, muchas cosas parecen no comenzar hasta el reinicio de clases y de hecho es natural que así sea, no es una cuestión de tranquila idiosincrasia, es una realidad práctica.

Las familias deben reacomodar sus rutinas a los horarios de clases de las instituciones, profesores y clubes. Muchas veces nuestros hijos asisten a centros distintos (primaria uno, secundaria otro, etc), a veces uno está cerca otro lejos. Se debe prever el transporte, que para mejor suele cambiar sus horarios de verano por los de invierno en la misma fecha.

Todo en su conjunto parece la receta perfecta para elevar los niveles de ansiedad, estrés y caos incluso en la más calmada de las familias. La onda expansiva llega mucho más allá de las familias con alumnos. Docentes, administrativos, y hasta trabajadores de comercios, transporte, seguridad, etc. asisten a un cambio de rutinas.

Ante este aluvión de hechos sumamente movilizantes debemos tener presentes algunos conceptos para sobrellevarlo de la mejor manera y si nos basamos en un estilo optimista para interpretar la realidad los resultados para nuestra salud y el bienestar de la familia serán mucho mejores.

Ante el comienzo de clases debemos pensar que…

  1. Es previsible: Si bien todo parece ser caótico, desde hace tiempo ya sabemos del comienzo de clases y los cambios que apareja. Si somos previsores y evitamos el “último momento” estaremos más en control y evitaremos demoras y ansiedad.
  2. No me pasa a mi solo: Es una realidad que afecta a miles de personas con las que compartimos esta sociedad. La causa no está en mí, es un evento de la realidad y no tiene como fin ensañarse con nosotros, hacernos infeliz o agregarnos un problema a nuestra vida.
  3. Es pasajero: Debemos tener presente que es sólo una etapa del año. Lentamente iremos acomodando las rutinas y desempolvando las que teníamos archivadas desde el año pasado. No va a durar para siempre.
  4. Tiene un objetivo sumamente positivo: La formación de nuestros hijos incide positivamente en toda la familia. Estudios recientes demuestran que la formación de cualquier miembro del núcleo familiar contribuye positivamente al bienestar general de la familia. Se incorporan nuevos conocimientos, se experimentan emociones positivas de alegría, realización, esperanza, orgullo, etc.
  5. Compartir es clave: Compartir nuestro estado emocional es de gran ayuda y sirve para que analicemos y veamos desde otra perspectiva las situaciones que nos afectan. Podemos recurrir a personas que estén enfrentando esta situación, nuestra pareja, amigos o a nuestros mayores que sin duda lo recuerdan con añoranza y nos lo harán ver diferente. Si esto no parece funcionar recuerda que siempre estamos los profesionales de la salud para ayudar.
  6. Mantener nuestro centro: es imprescindible que desconectemos un poco el televisor y dejemos de recibir ofertas de mail que sólo pretenden hacernos caer en una paranoía consumista. Año a año repiten lo mismo: “oferta limitada”, “últimas unidades”, “edición limitada”, etc. y los chicos se suman a las tendencias de la “moda” y uno cede con tal de que sean felices, cuando la felicidad pasa por otro lado, como se comprueba día a día.  Mejor revisar lo que tenemos en el cuarto del fondo y ver que útiles aún sirven, intercambiar libros, etc. Nuestra actitud de consumo responsable y cuidadoso se pasa también a la familia y los hará sentirse más plenos, calmados, en control e independientes de la vorágine.. conservemos nuestro centro.
  7. La actitud optimista se transmite: Si asumimos esta etapa con alegría, entusiasmo y esperanza lograremos también transmitir esta emoción a la familia y sobretodo a los niños que comienzan que sin duda están más preocupados de lo que lo pueda parecer. Estaremos enseñándoles que enfrentar con una actitud optimista los inconvenientes, que inexorablemente tenemos en el día a día, no sólo produce que estos se resuelvan de mejor modo sino que mientras esto ocurre evitaremos sobrecargarnos de emociones negativas y conservaremos nuestro bienestar y una mejor salud general.

Por todo lo expuesto, si seguimos estas simples pautas, sin lugar a dudas el comienzo de clases es para las familias una oportunidad. Oportunidad para experimentar nuevas emociones, incrementar el bienestar y disfrutar mucho esta peculiar etapa de la vida.

Si deseas  incrementar tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

28716_506
PSICOPOS.COM

¿Cuán feliz soy?

Test práctico
La lectura de este artículo insume sólo 9 minutos.
ser2bfeliz
PSICOPOS.COM

Hoy les traigo una muy sencilla herramienta para medir la felicidad subjetiva. Mide cuán felices creemos que somos y esto es, a fin de cuentas, es lo importante.

Si bien, en lo personal, prefiero la palabra bienestar a la de felicidad lo cierto es que se usa casi indistintamente en muchos ámbitos de la psicología positiva. Creo que la felicidad es más efímera, momentos, en cambio el bienestar es una dimensión más global y sostenible, también es más fácil de cuantificar por los equipos científicos que constantemente trabajan en esta área de la salud.

512bonffa3yl-_sy344_bo1204203200_
PSICOPOS.COM

Este test es presentado por la Dra. Sonja Lyubomirsky en su libro “La ciencia de la Felicidad” y constituye una herramienta muy útil para terapeutas y pacientes.

Podemos realizarlo cada 15 días e ir observando nuestro bienestar, poder trazar un promedio o analizar el impacto de hechos que nos estén afectando con sólo ver cuánto varía la medición.

Escala de Felicidad Subjetiva*:

Instrucciones:

Para cada una de las preguntas o afirmaciones siguientes, marca en la escala con un círculo el número que te parece más adecuado para describirte.

1. En general, me considero:

1               2              3              4                5               6              7

muy poco feliz                                                             muy feliz

2. En comparación con la mayoría de mis pares, me considero:

1               2              3              4                5               6              7

menos feliz                                                                     más feliz

3. Algunas personas en general son muy felices y disfrutan la vida, pase lo que pase, aprovechándola al máximo. ¿Hasta qué punto esta descripción es válida para ti?

1               2              3              4                5               6              7

en lo más mínimo                                                  en gran medida

4. Algunas personas en general no son demasiado felices y, aunque no están deprimidas, nunca parecen tan contentas como podrían estarlo. ¿Hasta qué punto esta descripción es válida para ti?

1               2              3              4                5               6              7

en gran medida                                                             en lo más mínimo

 

Calculemos tu puntuación:

Suma los 4 puntos obtenidos y divide esa cifra entre 4.

Obtendrás como máximo 7 puntos y como mínimo 1.

El promedio es entre 4.5 y 5.5 es decir una satisfacción media con la vida.

Habría que trabajar un poco para estar mejor sólo si lo consideras una cuestión importante.

Si tu puntuación es mayor a 5.5 tu vida parece tener un buen nivel de bienestar y felicidad continúa así y te mantendrás saludable por muchos años. Tu influencia positiva se extenderá a tu entorno.

Si tu puntuación es menor a 4.5 tu nivel de felicidad es bajo y deberías tomar acciones para cambiar esta realidad ya que mereces vivir una vida mejor, más plena, con más disfrute y realización.

Recuerda anotar el puntaje obtenido y la fecha, luego volver hacerlo e ir comparando.

 

Si deseas que trabajemos el resultado obtenido así como mucho más, incrementemos tu bienestar personal, conyugal u organizacional no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com

*Dra. S. Lyubomirsky, La ciencia de la Felicidad, Ed. URANO 2008 España.

Tres cosas buenas para sentirnos mejor

Leer este artículo te insumirá 8 minutos.

Todos nosotros estamos a sólo tres cosas buenas de sentirnos mejor, ser más felices o evitar caer en depresiones. Hoy quiero compartir con todos ustedes esta poderosa herramienta de la Psicología Positiva para aumentar el bienestar. Es simple, gratis y fácil de implementar sólo requiere de su parte algo de memoria y disposición.

En  Psicología Positiva, como señalé en la entrada 1, toda conclusión, técnica o afirmación ha sido verificada por uno o varios estudios de campo lo cual es muy importante y nos da garantías a pacientes y terapeutas. En este caso en particular el Dr. Seligman lo verificó con 577 participantes que comprobaron el positivo efecto de llevar adelante este ejercicio entre otros según describe en su libro “Florecer”.

La técnica es muy simple y toma varios nombres: diario de bendiciones, tres cosas buenas, etc. simplemente consiste en tomarnos un momento y recordar tres cosas buenas que nos hayan pasado ese día. Por ejemplo: el trámite en X lugar salió antes de lo esperado, encontré una oferta de mi fruta preferida, vi una linda película, etc.

Al momento de ponernos a dormir u otro en el que estemos tranquilos evocamos esas tres cosas buenas que nos pasaron en el día y pensamos que no sólo pasan cosas malas sino que pasa de todo en la vida, bueno y malo. En realidad de la valoración que le demos dependerá la connotación que tengan los hechos.

El primer día va a ser el más difícil, vamos a tener más problemas para encontrar qué recordar. El segundo día encontraremos cosas con más facilidad y así, día a día, se irán facilitando las cosas. Luego sin darnos cuenta, estaremos colectando sucesos para nuestro diario de bendiciones.

Según gustemos organizarnos podemos tomar nota, registrarlas en el celular o simplemente hacer una nota mental para tenerlas presentes al momento de evocarlas. Lo importante es no olvidarlas.

Con esta simple técnica estarán haciendo varias cosas que serán útiles para incrementar su bienestar general:

  • Aprendiendo a hacer foco en las cosas positivas del día a día. Cosa a la que no estamos habituados y es sumamente necesaria para recuperar, conservar y aumentar nuestro bienestar.
  • Evocando momentos positivos al recordarlos, lo que permite que los revivamos nuevamente.
  • Previniendo depresiones y otros trastornos psicológicos hasta por seis meses3-cosas-buenas-cambio1-1080x675

Si deseas que trabajemos esta técnica así como muchas más,

incrementemos tu bienestar personal, conyugal u organizacional

no dudes en consultarnos.

Deja tu comentario, duda o reflexión, será un gusto contestarte.

Lic. Roberto Martínez Hernández

Psicoterapeuta

Cel: 099334647  

Mail: psicrobertomartinez@gmail.com